Game of Thrones, Pornografía y Vicios

La pornografía es un tema tabú en el mundo cristiano. Pocas personas se arriesgan a hablar del tema. Pero eso no significa que el asunto no sea importante. ¡Es muy importante!

Voy a abrir mi corazón para ustedes: Me siento muy preocupado con los cristianos creyendo que el contenido de esta y otras series y películas “no afectan” a las personas. ¡No se engañe, si afecta! Todo lo que ponemos en nuestra mente, que es parte del Templo del Espíritu Santo, afecta nuestra vida. No es casualidad que Salomón dice: “Por encima de todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida” Otra versión: “Ante todo, cuida tus pensamientos porque ellos controlan tu vida.” Lo principal es guardar nuestra mente y cuidar las cosas que colocamos allí! No hay dudas sobre este tema.

Muchos expertos coinciden en que ya es un asunto de salud pública, pues afecta la salud, la familia y la sociedad en su conjunto. La pornografía destruye muchos aspectos fundamentales de la vida como las relaciones, el concepto bíblico del sexo, distorsiona la imagen del ser humano (por ejemplo, la mujer pasa a ser vista como un objeto de placer y no alguien con sentimientos).

El vicio puede afectar las relaciones presentes (casadas) y los futuros (solteros). Por lo tanto, el artículo siguiente será muy relevante para tratar este tema de forma directa y abierta.

Si usted asiste a Game of Thrones, está viendo pornografía

La exitosa serie Juego de Tronos, de HBO recibió 26 estatuillas de los Emmy, incluyendo el premio a la “Mejor Serie de Drama” en 2015, y cuenta con 18,6 millones de personas que ven todos los episodios de la serie – un récord para HBO, Prácticamente la misma población de Nueva York, el tercer estado más poblado de Estados Unidos. Este es un número muy grande, que abarca a muchas personas e indica una fuerte influencia cultural.

¿Que es lo que hace que la gente vea Juego de tronos? Ciertamente, la actuación artística, el enredo, los personajes, la trama, batallas, dragones y, por supuesto, escenas exageradas y gratuitas de la desnudez y de sexo  (incluyendo una larga y explícita escena de violación que se convirtió en noticia el año pasado).

Así como el fenómeno de “Cincuenta sombras de grey”, todo esto trae a la superficie el problema del sexo como entretenimiento de las masas. ¿Qué hace a una película porno ser “pornografía” y a Juego de Tronos ser un icono premiado y exitosa de la cultura popular?

Ambos tienen una historia y ambos son eróticos. Supongo que la diferencia está en  Juego de Tronos tiene más argumento que el sexo, por lo que se considera un drama y no una “porno”, ya que la pornografía tienen más sexo que trama. También se podría decir que el propósito de Juego de Tronos es artístico, mientras que el propósito de una película porno es el placer sexual. Aunque esta es una declaración muy subjetiva, muchos en la industria de la pornografía podría fácilmente refutar, pues el propósito de ambos, después de todo, es el dinero, pero esa es otra historia.

¿La población de todo el estado de Nueva York admitiría abiertamente asistir a pornografía, “adorar” ver, discutir el tema con los amigos e incluso comentar las historias de sus “pornos” en la línea del tiempo de Facebook?

Es obvio que no.

¿Por qué, entonces, al cubrir estas escenas con el brillo y el glamour de HBO, todo se convierte en socialmente aceptable de repente? ¿Es que, de hecho, la gente adora la pornografía, pero no quieren admitirlo públicamente?  No quieren navegar en los sitios obscenos de Internet, pero si consiguen su “porno” vía HBO (o vía Netflix), todo bien, lo que quieren es una manera de guardar el pastel y comerlo al mismo tiempo. Quieren tener “porno” sin el estigma social; “porno” que tu esposa te deja ver; “porno” que sea posible racionalizar.

Recientemente, la actriz Emilia Clarke fue noticia al revelar un diario británico que  “no podía soportar” las escenas de sexo en las que ha participado en Juego de TronosEl artículo cuenta que “Emilia, que interpreta a la princesa exiliada Daenerys Targaryen, se negó a aparecer semidesnuda de nuevo hace dos años”. Ella “habría dicho a los directores del programas que  ‘quería ser conocida por su actuación, no sus pechos’ .”

Esto es lo que realmente sucede cuando estas actrices de Hollywood piensan que están haciendo un desnudo artístico con sus cuerpos: en realidad, lo que están haciendo es crear un vínculo sexual con millones de hombres, así como las Escrituras nos dicen que sucede durante el sexo: “los dos serán una sola carne” (Gen 2, 24; 1 Cor 6, 16). En los Evangelios, Jesús nos dice que pensar en tener relaciones sexuales con otra mujer que no es su esposa es lo mismo que cometer adulterio en el corazón (cf.  Mt  5, 28).

Y si crees que puede de alguna manera filtrar la pornografía y tener sólo el “arte”, estas tan engañado, eres tan incoherente. La pornografía siempre hace lo mismo con las personas: tan pronto como entra en escena, juega fuera de su humanidad y dignidad. Todo lo que queda son pedazos de carne siendo consumidos por otros seres humanos.

Usted no puede al mismo tiempo mantener la dignidad de alguien mientras la usa para su propio placer. O ve pornografía trata a las personas con dignidad.

Elige con sabiduría.

Por Noah Filipiak 

Comenta con Facebook

Loading Facebook Comments ...
X

Pin It on Pinterest

X