El uso de dramatizaciones en la Iglesia Adventista

De vez en cuando alguien se levanta en la iglesia con algún tipo de “nueva luz” con un énfasis un tanto exagerado o desequilibrado sobre ciertos temas. Estas personas hacen uso de textos bíblicos o de citas de libros de Ellen White fuera de contexto o con aplicación inadecuada y por lo tanto crean situaciones que promueven mas la desunión y la agitación en las iglesias que el deseo de un reavivamiento y una reforma genuina, promovido por el Espíritu Santo, con dulzura y sin comprometer la valiosa unidad por la que Jesús oró en Juan 17.

Estas personas deben entender (ya que utilizan tanto los escritos de Ellen White) que Dios está guiando a su iglesia y tiene personas sabias y consagradas colocadas en el lugar correcto y haciendo su trabajo. Una de esas personas a las que conozco personalmente, de quien fui alumno y admirador, es el pastor Alberto Timm, doctor en Teología y director asociado del Centro White en la sede de la Iglesia Adventista en los Estados Unidos. En septiembre de 1996, la Revista Adventista (rama de información oficial de la iglesia en Brasil) publicó un documento sobre el uso de las dramatizaciones en nuestras programaciones. Como este tema es recurrente y en ocasiones la polémica se instala, he decidido publicar el artículo aquí, que es muy instructivo. [MB]

El uso de dramatizaciones en la iglesia

Los expertos en el campo de las comunicaciones han indicado que aprendemos el 83% de la información del mundo exterior por la vista; 11% por el oír; y 6% se distribuye entre el tacto, el olfato y el gusto. Esto significa que recordamos mucho de lo que vemos que lo que nos limitamos a escuchar. Si la visión es tan eficaz en el proceso de comunicación, ¿debería Iglesia Adventista del Séptimo día hacer uso de los recursos auditivos solamente en el anuncio del “evangelio eterno”? (Ap. 14: 6)? ¿En qué medida podría incorporar esta denominación recursos visuales y dramatiaciones en sus servicios religiosos, sin infringir los principios establecidos en la Biblia y los escritos de Ellen White?

Con el fin de responder a estas preguntas, vamos a considerar, en primer lugar, algunos antecedentes del uso de las dramatizaciones en la literatura bíblica y los escritos de la señora White.  A continuación, buscamos identificar algunos principios básicos que pueden ayudar a establecer parámetros seguros sobre el tema.

En el Antiguo Testamento –

La liturgia del Antiguo Testamento se centraba en los rituales simbólicos, primero de altares patriarcales; despues el tabernáculo de moisés; y, por último, el templo de Jerusalén. Estos servicios, ministrados por sacerdotes (Ex 28 y 29; Lev 8), constituyeron una prefiguración dramática de la salvación que se realizaría mediante el sacrificio y el sacerdocio de Cristo. Los animales representaban a Cristo; la inmolación de estos animales simboliza la muerte de Cristo; y la sangre de ellos prefiguraba la sangre de Cristo. También las fiestas de Israel fueron marcadas por numerosas dramatizaciones (véase Éxodo 12: 1-27; Levítico 16:23). Ellen White llamó a todo este sistema centralizado en el santuario de “el Evangelio en figura.”

Otro acto religioso dramático del Antiguo Testamento fue la ceremonia de la circuncisión. Este acto fue ordenado por Dios como un símbolo exterior de la alianza entre él y su pueblo.

En Números 21: 4-9, Dios ordenó a Moisés preparar y formar una ‘serpiente de bronce”, como símbolo de Cristo. Todos los que observaban con fe a la serpiente, vivirian.

La dramatizaciones también se encuentran en los libros proféticos del Antiguo Testamento. Dios mismo utilizó recursos pictóricos para describir las realidades socio-políticas y religiosas en las visiones proféticas registradas en tales libros como Ezequiel, Daniel y Zacarías. Por ejemplo, en el capítulo 2 del libro de Daniel, la segunda venida de Cristo está representado por la gran piedra que hirió a los pies de la estatua. Ya en el capítulo 1 de Oseas, encontramos a Dios ordenando al mismo profeta (Oseas) dramatizar la apostasía espiritual de Israel, al casarse con una prostituta.

Por lo tanto, el uso de ayudas visuales (incluyendo el drama) impregnaba el culto del Antiguo Testamento. Estos recursos son parte del servicio del santuario, la ceremonia de la circuncisión y las enseñanzas proféticas. Pero el uso de este tipo de elementos visuales no se limita al Antiguo Testamento.

En el Nuevo Testamento –

Los cuatro Evangelios presentan innumerosas ocasiones en las que Cristo usó ilustraciones vivas de la naturaleza y de la vida diaria para enseñar lecciones espirituales. No sólo se valió del recurso didactico de las parábolas, pero incluso se comparó a sí mismo con las figuras tales como el agua (Jn 4,10), pan (6:41 y 48), la luz (8:12) la puerta (10: 9), el pastor (10:14) y la vid (15: 1-5).

La propia ceremonia del bautismo en sí es una dramatización simbólica, instituida por Cristo para marcar el comienzo de una vida de consagración a Dios. Cristo no sólo se sometió a esta ceremonia (Mt 3: 13-17), sino que también ordenó que debe darse a todos los que aceptan el evangelio (28: 18-20).

Incluso su dramática muerte en la cruz tenía fines didácticos. Ellen White afirma que “la cruz es una revelación para nuestros sentidos embotados del dolor que el pecado, desde su inicio, llevó al corazón de Dios.” Agrega que “el Calvario está allí como un monumento de gran sacrificio necesario para expiar la transgresión de la ley divina.”

Este evento dramático ocurrió en una cruz para poder tocar”nuestros sentidos embotados.” Se recuerda simbólicamente a través de la ceremonia de la Santa Comunión (ver Mt 26: 17-30; Juan 13: 1-20), que es, a su vez, un drama litúrgico ordenado por Cristo a repetirse periódicamente para sus seguidores (cf. . Juan 13: 13-17; 1 Cor 11: 23-26).

Al igual que algunos libros proféticos del Antiguo Testamento, los contenidos del Apocalipsis de Juan se caracterizan por la escenificación simbólica, que describen gráficamente el desarrollo del plan de salvación en el contexto del gran conflicto entre las fuerzas de poderes buenos y malos.

Por lo tanto, el Antiguo y el Nuevo Testamento están impregnados con el drama simbólico. Especialmente el bautismo y la Cena del Señor son dramatizaciones del plan de salvación, instituido por Cristo mismo como parte de la liturgia de la iglesia.

En los Escritos de Ellen White –

El análisis de los escritos de Ellen White, está claro, en primer lugar, que ella: (1) aprueba repetidamente el drama litúrgico del Antiguo Testamento (el servicio del santuario, etc.); (2) ensalza el drama litúrgico del Nuevo Testamento (bautismo, el lavado de los pies, la última cena, etc.); (3) engrandece el ritual sacerdotal de Cristo en el cielo; (4) no criticó al drama al que asistió a la Escuela Sabática en Battle Creek en 1888; (5) no condenó a la puesta en escena de la Navidad de 1888 en Battle Creek, sino que simplemente expreso su aprobación a los aspectos positivos del programa y su desaprobación de los puntos negativos; y (6) no condenó el uso de las bestias de Daniel y Apocalipsis como ilustraciones de evangelización.

Por el otro lado, varias citas de Ellen White desaprueban la utilización de cualquier tipo de exhibicionismo teatral. ¿Estarían estas citas condenando indiscriminadamente todo tipo de dramatizaciones? Yo no lo creo, porque si lo hiciera, tendríamos que eliminar incluso el bautismo y la Cena de nuestras iglesias.

Es interesante observar que las mismas citas Ellen White que desaprueban el uso de despliegue teatral también identifican las características negativas básica de quienes de quienes se oponen a tales exhibiciones. Entre ellas podemos destacar las siguientes características: (1) alejados de Dios; (2) llevan a perder de vista los intereses eternos; (3) alimentan el orgullo; (4) excitan la pasión; (5) glorifican la adicción; (6) estimulan la sensualidad; y (7) depravan la imaginación.

De esto se infiere que los dramas son aceptables, sin embargo, cuando: (1) acercan a Dios; (2) llaman la atención sobre los intereses eternos; (3) no se alimenta el orgullo; (4) no excitan la pasión; (5) desaprueban la adicción; (6) no estimulan la sensualidad; y (7) elevan la imaginación.

En la Iglesia Adventista –

Grupos de dramatización a menudo han participado en varios programas de televisión promocionados por la Iglesia Adventista del Séptimo Día en todo el mundo. Elencos especiales de dramatización también fueron necesarios para la producción de películas y/o videos “Uno en veinte mil” (EE.UU.), “El Gran Conflicto” (Argentina), “Héroes de la Fe” (Australia), “El Barco de juguete azul” (Brasil) y muchos otros [como “Tell the World”, “Opuestos” y “El Rescate”]. Evangelistas adventistas utilizan un número importante de películas en su serie de conferencias públicas.

Los dramas son parte de la vida de la mayoría de los internados que mantiene la denominación. También se utilizan en el ámbito de las iglesias locales, tanto en los programas que aluden a Día de la Madre y Navidad, como en los departamentos infantiles de la Escuela Sabática

Varios de estos dramas han elevado espiritualmente tanto a presentadores como a los que les ayudan. Hay, sin embargo, los que piensan que el fin justifica los medios y que las buenas intenciones son el único criterio decisivo para la aceptación de un programa en particular. Sin embargo, si restringiésemos los criterios sólo a nivel de las intenciones, sin duda incurrirriamos en el grave error de abrir la puerta a cualquier tipo de programación “culturalmente” aceptable.

Criterios básicos –

Cuidadosa consideración se debe dar no sólo a las intenciones, sino también a la propia naturaleza del programa, y la elección de los participantes, así como la fecha y lugar apropiados tanto para la prueba y para la presentación de la escena.

Los dramas deben: (1) prevenir el elemento jocoso y vulgar; (2) evitar el uso de marionetas (animales y árboles que hablan, etc.); (3) ser bíblicamente e históricamente fiel a los hechos tal como ocurrieron realmente; y, sobre todo, (4) exaltar a Dios y su Palabra (no a los presentadores del programa).

Y los presentadores deben ser personas cuya vida espiritual y conducta están en plena conformidad con los principios adventistas, y que están dispuestos a cumplir con las directrices de dirección de la congregación local y las organizaciones superiores de la denominación. Prudente sería que todos los participantes en un elenco de drama fueron elegidos en base a las directrices sugeridas por el Manual de la Iglesia Adventista del Séptimo Día para la selección de los “miembros del coro de la iglesia.”

Los líderes de la iglesia, a su vez, es responsable de proporcionar la orientación apropiada a los presentadores de las dramatizaciones. Es responsable de ejercer una función de equilibrio, para que los programas son un medio (y no un fin) para glorificar mejor a Dios y para comunicar más eficazmente el Evangelio al mundo. Nunca se debe permitir que las dramatizaciones borren la centralidad de la predicación de la Palabra en la liturgia Adventista.

Conclusión –

Por lo tanto, las dramatizaciones impregnan la liturgia de tanto el Antiguo y el Nuevo Testamento. Ellen White, a su vez, no condena todo tipo de drama, pero sólo a la presentación teatrales que alejan de Dios, hacer perder de vista los intereses eternos, alimentan el orgullo, excitan la pasión, glorifican a la adicción, estimulan la sensualidad y depravan la imaginación.

Si afirmamos que cualquier dramatización es inapropiada, por consiguiente, tendremos que suspender (1) el uso de películas, que son el producto del drama; (2) la mayor parte de los departamentos de programación de escuela sabática para niños (poner coronas en las cabezas de los niños, escenas del cielo, etc.); (3) todos los “cantatas” y gran parte de las actuaciones musicales de nuestras iglesias; e incluso (4) la celebración de ceremonias de bautismo y la Santa Cena.

Por otro lado, hay que tener cuidado tanto en la evaluación de la naturaleza del programa, al igual que en la elección de los presentadores y el tiempo y lugar de los ensayos y presentación. El uso adecuado de las dramatizaciones implica no sólo actuar de acuerdo con nuestra propia conciencia (siendo ella santificada), pero también se basa en los principios bíblicos y los escritos de Ellen White. Cada escena debe glorificar a Dios y no a los presentadores.

Referencias:

  1. Fundamentos de Educación Cristiana, pág. 238.
  2. La educación, p. 263.
  3. El camino a Cristo, p. 33.
  4. La educación, p. 263.
  5. Para un estudio más detallado de las declaraciones de Elena de White acerca de dramatizaciones, ver Arthur L. White, “Representaciones dramáticas en las instituciones adventistas” (Documento disponible en el Centro de Investigación Ellen G. White). Dichas declaraciones pueden entenderse mejor mediante la lectura de la nota titulada “Divirtiendo a las masas,” Benjamin McArthur ed, The World of Ellen G. White (Washington, DC: Review and Herald, 1987), p. 177-191.
  6. A. L. White, “Representaciones dramáticas en las instituciones adventistas”, pág. 1.
  7. Ibid, p. 5, 6.
  8. Las principales citas de Ellen White en la que expresa su desaprobación de la utilización de pantallas de teatro están en el libro Evangelismo, p. 136-140.
  9. Ver A. L. White, “Representaciones dramáticas en las instituciones adventistas.”
  10. Ver Manual de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, 8 ed. (Tatuí, SP Brasil Publishing House, 1992), p. 111

Comenta con Facebook

Loading Facebook Comments ...
X

Pin It on Pinterest

X