La Ballena Azul: El Juego Suicida

El síntoma de una era, viene causando asombro y mucha preocupación; una ola de suicidios en Rusia, motivado por un juego titulado Ballena Azul (Ballena azul, en alusión al cetáceo que está en peligro de extinción). Los participantes siguen una serie de instrucciones que les hacen vulnerables y motivados a quitarse la vida. El juego es viral y se está extendiendo a través de Internet. La persona que comanda el juego se llama “sanador” y envia pequeños retos a los jugadores todas las madrugadas justamente cuando los padres no estan conscientes de las actividades virtuales de los niños. Con duración de cincuenta días, el juego termina conun último desafío: el suicidio. Las rusas Yulia Volkova Konstantinova y Veronika se encuentran entre las primeras víctimas del juego; jóvenes que, como muchos otros, necesitan solamente un “empuje” para llevar a cabo la decisión trágica. Cientos de jóvenes ya han sido empujados a la muerte motivados por el diabólico juego de la ballena azul.

Entre las “misiones”, las más fáciles consisten en acordar en determinados horarios de la noche, asistir a películas de terror y escuchar sin parar música que deja a la persona triste. Esto predispone al jugador a la siguiente tarea, creando en él un estado depresivo. Los siguientes pasos incluyen la automutilación, arriesgarse en lugares altos y peligrosos, etc. Las autoridades rusas creen que los administradores son mayores y persuasivas, pues convencen a los jóvenes que no pueden abandonar el juego. “Estamos seguros de que son adultos atrayendo a los niños”, dijo un representante del  FSB Secret Service al periódico Novaya Gazeta .

El juego de la ballena azul es realmente un síntoma de una época en que la vida ha sido banalizada, las relaciones humanas reales han dado paso a relaciones impersonales y virtuales, los padres se alejan de los niños y el blanco de una gran cantidad de personas que constituye una vida de comodidad y estabilidad financiera. En la búsqueda de estas cosas, muchas familias terminan por desarrollar relaciones disfuncionales y necesidades emocionales que algunos tratan de satisfacer de forma equivocada – o incluso deshacerse de ellas de una manera u otra, con el “otra” las más extrema: el suicidio.

El año pasado, hice una serie de sermones y conferencias en tres ciudades en Suiza: Ginebra, Zurich y Neuchatel. Piense en un país organizado, con magníficas escuelas, gente educada, seguridad y confort … Este es Suiza. Aun así, es difícil predicar el Evangelio allí, porque el sentimiento de muchos suizos es que no les falta nada. Algunos finalmente terminan dándose cuenta de que aquellos que si tienen a Dios, tienen todo, pero los que no tienen a Dios, incluso si tienen “todo” no tienen nada. La confirmación de eso la veo por medio de una realidad desconocida para mí: las tasas de suicidio en Suiza son alarmantes, aunque poco conocida. Así que parece que el confort, la prosperidad económica, la seguridad y la buena educación no son todo en la vida …

Sin embargo, las altas tasas de suicidio no son “privilegio” de los suizos. En Japón, otro país muy desarrollado, hay más de treinta mil suicidios al año – número cinco veces mayor que en los accidentes de tráfico. Sin embargo, es interesante observar que después del trágico terremoto y el tsunami que causó mucha destrucción y cobró miles de vidas en la isla en 2011, el número de suicidios se ha reducido significativamente, lo que lleva a algunos analistas a asociar esta disminución al aumento de la solidaridad y unión del país. También hubo una mayor reflexión sobre el sentido de la vida y una mayor afluencia de gente a las iglesias, en la época.

Pensando en la tragedia llamada Ballena Azul y las tristes tasas de suicidios en los países desarrollados, podemos enumerar algunas reflexiones y advertencias:

1. Los padres deben estar alerta y no permitir a los niños la libertad sin restricciones a internet. Los psicólogos y estudiosos de comportamiento aconsejan a los padres, a no permitir que los niños que tengan televisores o computadoras en el dormitorio. Y el uso de los teléfonos inteligentes también debe ser regulado.

2. La falta de sueño, las películas de terror y música que inducen a la tristeza funcionan como factores depresivos. Obviamente, no todos van a tener pensamientos suicidas o llegaran a las vias de hecho para mantener prácticas como éstas, pero está demostrado que estas cosas cambian el estado de ánimo de las personas. Así que ¿para que ver este tipo de películas, escuchar esta música y dormir poco? Cuidar la salud física e igualmente la salud mental.

3. Usted debe ser consciente de la conducta de las personas, especialmente los jóvenes. Si observa que un amigo o pariente esta publicando mensajes extraños en las redes sociales, tipo pedidos de ayuda o contenido relacionado a suicidio, esté atento.

4. Recuerde que la depresión es una enfermedad y que las personas afectadas por este problema necesitan ayuda y, si es necesario servicio, profesional. Todo lo que menos necesitan es condenación o asociaciones indebidas y desleales con su situación espiritual, como si el deprimido estuviese con “falta de Dios en la vida.”

5. La fe y la práctica religiosa puede ayudar al equilibrio emocional y la búsqueda de sentido en la vida. Viktor Frankl es uno de los estudiosos que investigan la importancia de la religión (o espiritualidad) como el factor integrador de la naturaleza humana y se dio cuenta a través de la investigación en sitio que la esperanza y la dimensión espiritual hacen una gran diferencia en la vida de las personas.

Michelson Borges

Comenta con Facebook

Loading Facebook Comments ...

Pin It on Pinterest