¡Por qué Sí Creo en la Trinidad!

No creo en la Trinidad! Esa fue la conclusión de algunos pioneros adventistas. De hecho, las preguntas sobre la Trinidad continuaron durante 87 años. Lo mismo está sucediendo hoy en día. ¿La historia se repite? ¿Dios es una Trinidad? ¿Eso es realmente importante? ¿No dicen las Escrituras: ‘Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.’? (Deuteronomio 6: 4, cf. 4-9; 11:13-21; Nm 15:37-41).

¿Que perderíamos si Dios fuera una sola persona? En primer lugar, Cristo no podría ser nuestro Salvador. Fue necesario que el Espíritu Santo lo llevara a María. Fue necesario que el Padre respondiera las oraciones de Cristo y le diese la ayuda que necesitaba. Así podemos ver la importancia de la Trinidad para nosotros. Nuestra vida eterna depende de esta verdad.

 

El Señor nuestro Dios es Uno

¿Por qué, entonces, Dios dice: “El Señor nuestro Dios, el Señor uno es”? En el antiguo cercano Oriente, hubo numerosas deidades que rodearon y amenazaron a Israel. Dios sabía que su pueblo sería atraído por estos dioses y lo abandonarían. En este contexto, El dice, “Jehová es Dios” (“No hay otro” – Deuteronomio 4:39). Es por eso que el prefacio de los Diez Mandamientos declara: “Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre… No tendrás dioses ajenos delante de mí.” (Ex 20: 2, 3) . Sólo el verdadero Dios podía salvarlos a través del poderoso rescate en el Mar Rojo! Las palabras “no hay otro” se refieren a la singularidad de Dios, no a la unicidad.

La palabra “uno” se utiliza para traducir dos palabras hebreas: yahîd (único, único hijo, Génesis 22: 2) y ‘ehad (los que son unidos por el matrimonio “serán una sola carne”, Génesis 2:24). “El Señor nuestro Dios, el Señor uno es” se traduce como ‘ehad que quiere decir que Dios no está solo, aunque es único (sin igual). Esto sugiere que Dios está unido o es más de una Persona. Las Escrituras declaran que Dios es amor (1 Juan 4: 8-16). Antes del inicio de cualquier creación, hubo una eternidad donde Dios ha existido como el amor. Dios no puede ser amor si estaba solo, ¿pues a quien amaría? Es necesario más de uno para amar. Por lo tanto, la naturaleza de Dios requiere que Él sea más de una persona.

Alusiones a la Trinidad en el Antiguo Testamento

Las escrituras a menudo indican que Dios es más de uno. La pluralidad se indica en los siguientes textos: “Entonces dijo Dios: Hagamos (plural) al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza” (Génesis 1:26). Después de la entrada del pecado en el mundo, “Y dijo Jehová Dios (singular): He aquí el hombre es como uno de nosotros (plural), sabiendo el bien y el mal;”(Génesis 3:22). En respuesta a los constructores de la Torre de Babel, Dios (singular) dijo: “Ahora, pues, descendamos, y confundamos (plural) allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero.” (Génesis 11: 7). Isaías dijo: “Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? (plural)”(Isaías 6: 8) Al concentrarse en un Dios que mantiene a su pueblo lejos de los muchos dioses, Él les permitió vislumbrar que un Dios es más que una Persona. Esto realmente es una dimensión diferente. Si Dios fuera una sola persona, quien habría gobernado el universo cuando Cristo estaba en la tierra, ¿en donde estaba Dios cuando Cristo estaba en la tumba?

Hay un solo Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo, una unidad de tres Personas coeternas. Dios es inmortal, omnipotente, omnisciente, por encima de todo y siempre presente. Él es infinito y más allá de la comprensión humana, pero conocido por su auto-revelación. Es eternamente digno de reverencia, adoración y servicio por toda la creación. (Deuteronomio 6: 4; Mateo 28:19; 2 Corintios 13:14; Efesios 4: 4-6, 1 Pedro 1: 2; 1 Tim 1:17; 14: 7)

Las Escrituras describen la divinidad como Dios el Padre, Hijo y Espíritu Santo. Te voy a dar una lista de ejemplos poderosos: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (GN1: 1) y creó el universo a través de su Hijo (Hebreos 1: 1, 2). Después de la muerte de Cristo, “se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas” (Hebreos 1: 3). El padre le dijo: “Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo;” (versículo 8). El Padre, llamó a Cristo de Dios (cf. Jn 1: 1-3, 14) Pablo advirtió a los Efesios:  “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios” o por actos o palabras (Ef 4:30). Pedro le dijo a Ananías: “por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo” (Hechos 5: 3), y haciendo eso “No has mentido a los hombres, sino a Dios.” (versículo 4).

Las Escrituras interpretan las Escrituras

Algunos dicen que la Trinidad es explícita sólo en el Nuevo Testamento, no el Antiguo Testamento. Un buen ejemplo es el Padre hablando con Cristo en su bautismo y el Espíritu Santo descendiendo sobre él como una paloma (Mt 3:16, 17). Otro ejemplo es la comisión evangélica, enviando a sus hijos a bautizar en el nombre de los tres (Mt 28:19). Un tercer ejemplo es el final de la segunda carta de Pablo a los Corintios: “ La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén.” (2 Corintios 13:14). Está claro que el Nuevo Testamento enseña acerca de la Trinidad.

Hay, sin embargo, mucho más de lo que la gente piensa acerca de la Trinidad en el Antiguo Testamento. Cuando las Escrituras interpretan las Escrituras, nos encontramos con que el Antiguo Testamento contribuye a nuestro tema. En Lucas 4:18, 19, Cristo lee Isaías 61: 1 y 2, y al hacerlo, reconoce que los versos hablan de su misión. En otras palabras, Cristo hace Su comentario sobre estos versos de Isaías, alegando que hablan de la Trinidad: “El Espíritu (Espíritu Santo) de Jehová el Señor (Padre) está sobre mí (Hijo)” (Isaías 61: 1).

Existen varios textos de Isaías, donde la Trinidad es explícita. Los tres ejemplos siguientes: En primer lugar, en Isaías 42: 1 leemos: “He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones.” Dios el Padre está hablando acerca de su Hijo, a quien dará su Espíritu Santo. El Nuevo Testamento concuerda con este pasaje de Isaías que se cumplió en el ministerio de sanidad de Jesús (Mt 12: 15-21), que fue enviado por el Padre (Juan 3:16, 17) y con el poder del Espíritu Santo “(Mt 03:16 17; Lucas 4:18). En segundo lugar, Isaías 48:16 declara: “Acercaos a mí, oíd esto: desde el principio no hablé en secreto; desde que eso se hizo, allí estaba yo; y ahora me envió (Hijo) Jehová el Señor (Padre), y su Espíritu (Espíritu Santo).”. Tercero: Isaías 63: 7-16 se refiere a “el ángel de su faz los salvó” (verso 9, Cristo), su santo Espíritu (verso 10) y el Padre (versículo 16).

Si estuviera abandonado en una isla y sólo podía tomar un libro de cada uno del Antiguo y Nuevo testamentos, elegiría Isaías y Juan. Encontramos la Trinidad en ambos. El Antiguo Testamento habla del amor de Dios tanto como el Nuevo Testamento. Isaías 53 es uno de los mejores capítulos de la Biblia sobre el amor del Salvador por nosotros. Isaías presenta la Trinidad más claramente que cualquier otro escritor del Antiguo Testamento. El Antiguo Testamento nos da evidencia de que Dios no cambia (Malaquías 3: 6), un concepto que se repite en el Nuevo Testamento: “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.” (Hb 13, 8). .

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se aman y, al hacerlo, cada uno ama a Dios y al prójimo (cf. Mt 22: 37-40). Este amor es eterno y recíproco en su historia y desborda para entrar en las vidas humanas de manera que podamos reflejar este amor, en cierta medida, por Dios y por los demás. Un Dios solitario no podría ser un Dios de amor. Que Trinidad inmpresionante!

Por Norman R. Gulley un profesor e investigador en teología sistemática en la Universidad Adventista del Sur, Collegedale, Tennessee, EE.UU.

Comenta con Facebook

Loading Facebook Comments ...
X

Pin It on Pinterest

X
A %d blogueros les gusta esto: