¿Es Pecado que la Mujer use Pantalones?

En la iglesia tenemos dos grupos, los extremistas y los liberales, ambos son lados equivocados, y que pueden llegar destruir la vida espiritual de la iglesia sino se controlan.

En este articulo trataremos de enseñar en equilibrio que se debe adoptar sobre este tema.

Para empezar quiero decirles que la Biblia no habla de pantalones, ni mucho menos dice que usar pantalones sea pecado, cuando la Biblia se escribió no existían pantalones, lo que se usaba eran túnicas, conozco a muchos que fuerzan y manipulan la cita de Dt.22:5 para decir que es pecado que una mujer use pantalones, y lo peor que así lo predican en el púlpito.

“No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que esto hace.” Deuteronomio‬ ‭22:5‬ ‭RVR1960‬‬

Pero esa cita no esta hablando de pantalones, si no de travestis. El Comentario Bíblico Adventista dice:

“Es probable que este pasaje se refiera a la costumbre pagana bastante común en algunos países hoy de simular un cambio de sexo con propósitos inmorales. El hombre vestía ropas de mujer, imitando sus modales, para ofrecer su cuerpo a prácticas inmorales. El hebreo dice literalmente: “No habrá artículos de varón sobre la mujer y no vestirá el varón ropa de mujer”. La palabra traducida “artículos” tiene gran variedad de traducciones posibles “alhajas” (Gén. 24: 53); “armas” (Gén. 27: 3; 1 Sam. 14: 1, 6); “cosas” (Gén. 31: 37); “efectos” (Nah. 2: 9). Dios creó a la mujer y al hombre, y la distinción ordenada debe ser obedecida y respetada. El deseo de disminuir esta diferencia nace de ideales inferiores y contribuye a la inmoralidad”.

En lo personal creo que ponerse pantalones una mujer no es pecado, depende como y para que se use, por ejemplo: si es por una necesidad de un trabajo, si se puede usar, cuando es por el frío, también se puede usar, cuando es por cuestión de salud. Elena White recomienda usar pantalones para el frío, ahora dependiendo también como se use. El problema es que hay mujeres que usan pantalones ceñidos a la piel, muestran todo su cuerpo, este es el otro extremo liberal. Creo que debemos de tener cuidado con ambos extremos.

Por ejemplo la Señora White aconsejó a las niñas usar pantalones debajo de las faldas para el frío.

“Vuestras niñas deberían llevar el talle de sus vestidos perfectamente suelto, y deberían tener un estilo de vestir conveniente, cómodo y modesto. En tiempo frío deberían llevar pantaloncitos de abrigo de franela o de algodón que puedan colocarse dentro de las medias. Encima de éstos deberían llevar pantalones forrados abrigados, que pueden ser largos, bien abotonados en el tobillo o ceñidos a la pierna hasta el borde del zapato. Sus vestidos deberían llegar más abajo de las rodillas. Con este estilo de vestir se necesita una sola falda liviana, o a lo sumo dos, y éstas deberían ir abotonadas en la cintura. Los zapatos deberían tener suelas gruesas y ser bien confortables. Con este método de vestir, vuestras hijas no correrán más peligro al aire libre que vuestros hijos. Y su salud sería mucho mejor si viviesen más al aire libre, aun en invierno, en vez de estar confinadas en las habitaciones cerradas y calentadas con estufas”. – {2MS 536.3}

En algunos casos también la señora White amonestó el echo que la mujer use pantalones, pero era porque se parecían a los del hombre, y de alguna manera esto confunde el sexo, ya que existen pantalones para mujer y para hombres, y esto debe de quedar bien definido.

“Hay otro estilo de vestir adoptado por las así llamadas reformadoras de la vestimenta. Estas imitan al sexo opuesto tan de cerca como les sea posible. Llevan gorro, pantalones, chaleco, saco y botas, siendo esta última la parte más razonable de su indumentaria. Los que adoptan y defienden este estilo de vestir están llevando la así llamada reforma de la vestimenta a un extremo muy objetable. Como resultado de esto habrá confusión. Algunas personas que adoptan esta indumentaria puede ser que tengan conceptos correctos, en general, acerca de la cuestión de la salud, y podrían ser utilizadas como instrumentos para realizar un bien muy grande si no llevasen a tales extremos el asunto de la vestimenta”. – {2MS 542.8}

Y en este caso si se podría usar la cita de Dt. 22:5, la mujer no debe de imitar al hombre en su forma de vestir. Igual como en los tiempos de Jesus, habían túnicas de mujer y de hombres, y de alguna manera algo las diferenciaba.

Aunque la Biblia no hable de pantalones ceñidos a la piel, o blusas escotadas, o zapatos con tacón alto y sexy. Pero si existen principios:

La palabra de Dios dice: (1 Timoteo 2:9, 10): “Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad” (1 Pedro 3:3-5): “Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro, o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios. Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres…..

Sigue diciendo..

No ocupéis vuestro tiempo esforzándoos por seguir todas las necias modas del vestido. Vestíos pulcra y atractivamente, pero no os convirtáis en el objeto de observaciones ya sea por estar demasiado ataviados o por vestiros de una forma descuidada y desaseada. Proceded como si supierais que el ojo del cielo está sobre vosotros y que vivís bajo la aprobación o desaprobación de Dios”. Conducción del Niño, 387-389. – {CPI 323.1}

Una moda debe aceptarse si está en armonía con nuestra fe.

“Si el mundo introduce una moda recatada, conveniente y saludable, que esté de acuerdo con la Biblia, no cambiará nuestra relación con Dios o con el mundo el adoptar tal estilo de vestido. Los cristianos debieran seguir a Cristo y hacer sus vestidos conforme a la Palabra de Dios. Debieran evitar los extremos. Humildemente debieran seguir un sendero recto, sin tomar en cuenta el aplauso o la censura y debieran aferrarse a lo correcto por ser correcto”.—Testimonies for the Church 1:458, 459. – {CN 388.4}

No necesitamos ser extremistas, ni tampoco liberal, aunque reconozco que muchas mujeres Adventistas han abusado del vestido, conozco hasta esposas de pastores que usan ropa ceñida al cuerpo, y esto no solo tiene que ver con pantalones, tiene que ver con toda clase de ropa ceñida al cuerpo, en donde muestra todo su físico al público. Creo esto se debe de evitar.

Autor Rafael Díaz

Comenta con Facebook

Loading Facebook Comments ...
X

Pin It on Pinterest

X
A %d blogueros les gusta esto: