La Crisis Viene y No Quedarán Adventistas Ni Pastores en Pie – Elena White | David Gates

Visión de la Estación de Loma Linda (Texto)

El Hermano Will Ross, ya fallecido, era un amigo personal mío, durante aproximadamente 45 años. En nuestra comunión de la iglesia muy a menudo pasamos tardes del sábado hablando de su experiencia en el mensaje, y sus conversaciones con la señora Elena G. de White.


Acerca de 1908, mientras vivía en Loma Linda, cerca de la hermana White, el con frecuencia la acompañaba en sus paseos, y discutir el mensaje y eventos futuros. En una de estas ocasiones, a la espera del depósito del ferrocarril, en compañía de la hermana Mcinterfer y D. E. Robinson, el marido de su nieta, la hermana White les describió a ellos acerca de la tormenta de persecución que había de venir sobre los Adventistas del Séptimo Día.



El hermano me lo relató a mí de la siguiente manera:


“La hermana White nos dijo que nosotros tres nos quedásemos allí en la plataforma del depósito, que una terrible tormenta de la persecución iba a venir, como una tormenta de viento, que derribó todos los objetos de pie. No había ningún Adventista del Séptimo Día para ser visto. Ellos, como los discípulos, abandonaron a Cristo y huyeron. Todas las posiciones que habían buscado nunca fueron vistas de nuevo.


“Después de la tormenta había una calma, entonces los Adventistas surgieron como un gran rebaño de ovejas, pero no hubo pastores. Todos esperaron en oración sincera ayuda y sabiduría, y el Señor respondió al ayudar a que se elijan líderes de entre ellos, que nunca habían buscado posiciones antes. Ellos oraron fervientemente por el Espíritu Santo para que se derramará sobre ellos haciéndolos totalmente listos para el servicio. Luego salieron hermosa como la luna, esclarecida como el sol, imponente como ejércitos en orden, para dar este mensaje al mundo.


“Me sorprendió, y le pregunté si eso aplica a Loma Linda, ya que estaba buscando en esa dirección. La hermana White respondió a mi pregunta, declarando que se aplicaba a todo el mundo denominacional. Esto me sorprendió tanto, que ya no le hice más preguntas”. Will Ross, Boulder, Colorado 

En el año 1943, cuando el hermano D.E Robinson estaba visitando las iglesias en Colorado, yo estaba sirviendo en la plataforma el sábado que el hermano Robinson visitó la Iglesia de Boulder, tenía consigo la gran Biblia que la hermana White había tenido en su mano y hojeado durante una de sus visiones. Al cierre del servicio Hermano Ross habló con el pastor Robinson acerca de cuando él, la hermana Mcinterfer y la hermana White estuvieron de pie, visitando juntos, sobre la plataforma de depósito, y la hermana White les relato acerca de la terrible tormenta de la persecución que venía sobre los adventistas del séptimo día. el hermano Robinson respondió: “Sí, hermano, Ross, Lo recuerdo.”


Así que documentó esta respuesta 15 de enero 1946, no queriendo olvidar esta importante narración relacionada a mí por el hermano Ross. Yo frecuentemente he discutido con él en los últimos años, y su declaración nunca ha variado.
– [Firmado] Elmer M. Johnson

Es una solemne declaración la que hago a la iglesia, de que ni uno de cada veinte de aquellos cuyos nombres están registrados en los libros de la iglesia se halla preparado para terminar su historia terrenal, y que estaría tan ciertamente sin Dios y sin esperanza en el mundo como el pecador común. Profesan servir a Dios, pero están sirviendo fervientemente a Mammón. Esta obra que se hace a medias es una negación constante de Cristo, más bien que una confesión de Jesús. Muchos han traído a la iglesia su propio espíritu insubordinado, carente de refinamiento. Su gusto espiritual está pervertido por sus propias corrupciones inmorales y degradantes, y simbolizan al mundo en espíritu, en corazón y en propósito, confirmándose a sí mismos en prácticas lujuriosas, completamente llenos de engaño en su profesa vida cristiana. ¡Viven como pecadores, y pretenden ser cristianos! Los que pretenden ser cristianos y confesar a Cristo deben salir de entre ellos, y no tocar cosa inmunda, y separarse. … SC 52.3 

Comenta con Facebook

Loading Facebook Comments ...
X

Pin It on Pinterest

X
A %d blogueros les gusta esto: