¿Que significa ser un Disidente?

Este término es relativo, y se puede usar para bien o para mal, dependiendo del contexto. Para saber a que nos referimos tenemos que leer lo siguiente:

Antes que nada permítanme explicar a que me refiero como grupo disidente.

Wikipedia define como disidente a una persona que se separa de una doctrina, una creencia o un grupo por no estar ya de acuerdo con sus ideas. La disidencia consiste en la separación de una comunidad o de un partido del cual se era miembro. Un disidente no reconoce más la legitimidad de la autoridad, a la cual debía sometimiento.

Este adjetivo aplicado al contexto de la iglesia, podemos decir que son todos aquellos grupos de personas que se separan de nuestra iglesia; le conocemos como disidentes, reformistas o separatistas.


WIKIPEDIA la explica así
disidente adj. y com. Que diside, que se muestra contrario a determinada opinión, creencia, doctrina u organización

¿Que significa ser un Disidente?

Elena White usa la palabra disidente en dos connotaciones diferentes una negativa y una positiva, depende del contexto que se diga la palabra, examinemos las dos posiciones

Dimensión Negativa

Se ha perdido mucho al seguir las ideas equivocadas de nuestros buenos hermanos cuyos planes eran estrechos, y ellos rebajaban la obra a sus ideas y modalidades peculiares, de manera que las clases más altas no eran alcanzadas. La apariencia de la obra impresionaba las mentes de los no creyentes como si fuera de muy poco valor, como un movimiento disidente con teorías religiosas que no merecían su atención. Mucho se ha perdido por falta de métodos sabios de trabajo. – {Ev 54.6}

Satanás es Disidente

Lucifer había recibido hasta entonces. Los ángeles lloraron. Ansiosamente intentaron convencerlo de que renunciara a su propósito malvado para someterse a su Creador, pues todo había sido hasta entonces paz y armonía, y ¿qué era lo que podía incitar esa voz rebelde y disidente? – {HR 15.2}

Otro Ejemplo Negativo

Hay aún otra clase de personas que tiene gran luz y convicción especial, y una verdadera experiencia en la obra del Espíritu de Dios. Pero la han vencido las múltiples tentaciones de Satanás. No aprecia la luz que Dios le ha dado. No escucha las amonestaciones y reprensiones del Espíritu de Dios. Está bajo condenación. Dichas personas estarán siempre en disidencia con el testimonio recto, porque las condena. – {3TS 160.1}

Dimensión Positiva

Los 144,000 santos vivientes
Cuando los que honran la ley de Dios hayan sido privados de la protección de las leyes humanas, empezará en varios países un movimiento simultáneo para destruirlos. Conforme vaya acercándose el tiempo señalado en el decreto, el pueblo conspirará para extirpar la secta aborrecida. Se convendrá en dar una noche el golpe decisivo, que reducirá completamente al silencio la voz disidente y reprensora. – {CS 619.1}

La ley dominical en contra de los disidentes
Cuando las iglesias principales de los Estados Unidos, uniéndose en puntos comunes de doctrina, influyan sobre el Estado para que imponga los decretos y las instituciones de ellas, entonces la América protestante habrá formado una imagen de la jerarquía romana, y la imposición de penas civiles contra los disidentes vendrá de por sí sola […]. – {EUD 113.4}
Mediante esa primera bestia se representa a la Iglesia Romana, una organización eclesiástica investida de poder civil, con autoridad para castigar a los disidentes .{HR 400.3}

La reforma protestante era disidente en contra del papado
En el tiempo de los reformadores, algunos manifestaban temor por la influencia que podrían ejercer en la iglesia los que estaban en error y, por esta razón, se elaboraron férreos reglamentos para que la gente común no pudiera leer e interpretar las Escrituras. De este modo, la iglesia adoptó la tiranía contra toda disidencia… – {CT 334.4}

María y José No pudiendo convencerle, buscaron a José y María y les presentaron su actitud disidente. Así sufrió él reprensión y censura. – {DTG 65.1}

El papado persigue a los disidentesLas simples expresiones de duda u objeciones acerca de la autoridad de los dogmas papales bastaban para quitarle la vida al rico o al pobre, al poderoso o al humilde. Igualmente se esforzó Roma en destruir todo lo que denunciase su crueldad contra los disidentes. Los concilios papales decretaron que los libros o escritos que hablasen sobre el particular fuesen quemados. Antes de la invención de la imprenta eran pocos los libros, y su forma no se prestaba para conservarlos, de modo que los romanistas encontraron pocos obstáculos para llevar a cabo sus propósitos. – {CS 59.2}
Cuando las iglesias principales de los Estados Unidos, uniéndose en puntos comunes de doctrina, influyan sobre el estado para que imponga los decretos y las instituciones de ellas, entonces la América protestante habrá formado una imagen de la jerarquía romana, y la inflicción de pena civiles contra los disidentes será el resultado inevitable.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 498. – {MSV 200.7}.

Ahora veamos el siguiente punto.

Muchos grupos subversivos que se levantan dentro de la iglesia se autodenominan disidente. Ellos dicen que son disidentes como Jesús. Pero Elena White dijo todo lo contrario.

Cuando se levantan hombres que pretenden tener un mensaje de Dios, pero en lugar de luchar contra los principados y potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, se constituyen en un escuadrón traidor que vuelve sus armas de combate contra la iglesia militante, temedlos. No llevan las credenciales divinas. Dios no les ha encargado en absoluto una obra tal. Quieren derribar lo que Dios anhela restaurar por medio del mensaje a Laodicea. El hiere sólo para sanar, y no para destruir. El Señor no confía a ningún hombre un mensaje que desanime y desaliente a la iglesia. El reprueba, reprende, castiga; pero lo hace solamente para poder restaurar y aprobar al fin. ¡Cuánto se alegró mi corazón ante el informe de la Asociación General, de que muchos corazones fueron enternecidos y subyugados, de que muchos se humillaron e hicieron confesión eliminando de la puerta del corazón la basura que impedía la entrada del Salvador! ¡Cuánto me alegré al saber que muchos dieron la bienvenida a Jesús como a un huésped permanente! ¿Cómo es posible que estos panfletos que denuncian a la Iglesia Adventista como Babilonia hayan sido esparcidos por todas partes, en el momento mismo cuando la iglesia estaba recibiendo el derramamiento del Espíritu de Dios? ¿Cómo es posible que los hombres puedan estar tan engañados, como para imaginar que el fuerte clamor consiste en llamar a los hijos de Dios, a que abandonen la comunión de la iglesia que está gozando de un tiempo de refrigerio? ¡Oh, entren estas almas engañadas en la corriente, y reciban la bendición, y sean dotadas del poder de lo alto!—The Review and Herald, 17 de octubre de 1893. Reimpreso en Testimonios para los Ministros, 19-23. – {IR 24.1}

Una cosa es saber discernir entre lo falso y lo verdadero, y otra cosa es tornarse un acusador, muchos pueden confundir este término. Debemos ser celosos para librar la iglesia de obstáculos y de ponzoña, pero tampoco debemos tirar piedras solamente para dañar y destruir.

Autor: Por Rafael Díaz

Comenta con Facebook

Loading Facebook Comments ...

Pin It on Pinterest