Diez Pasos para Estudiar la Biblia Provechosamente

1. Oración 

A causa de la mente finita, sin la dirección del Espíritu Santo, no le es posible captar las profundas y significativas verdades de revelación que se relacionan con el carácter o las obras del Infinito (vea Job 11:7,8). Es esencial que el primer paso, al iniciar el estudio de la Biblia, sea con oración pidiendo la dirección, que Dios ha prometido a quienes pidan con fe. Elena G. de White enfáticamente declara:

Nunca se deben estudiar las Sagradas Escrituras sin oración.. Antes de abrir sus páginas debemos pedir la iluminación del Espíritu Santo, y ésta nos será dada. —El Camino a Cristo, p. 91, 

2. Lectura 

El próximo paso, uno que es realizado en forma apresurada, es en sí el de la lectura de la Biblia. Este paso incluye no sólo leer el pasaje específico involucrado, sino también el contexto, juntamente con otros pasajes bíblicos posiblemente esenciales para la comprensión de la porción que está siendo enfatizada en el estudio. Primero que nada, es mejor leer todo el libro de la Biblia involucrado en el estudio, de una sola leída, para tener el cuadro completo y apreciar todo el mensaje con su impacto. Entonces, la porción específica estudiada debe ser leída varias veces, y cualquier cosa que sobresalga en el texto o que particularmente capte la atención del lector debe ser subrayada o anotada.

3. Estudio Preliminar 

Diez Pasos para Estudiar la Biblia ProvechosamenteUtilice esta guía específica como estudio preliminar.

Usted puede tratar de hacer su estudio básico sobre el libro de Romanos, por ejemplo. Entonces, de su observación personal del contenido del libro y de otras fuentes, tales como Los Hechos de los Apóstoles por Elena de White y el Comentario Bíblico Adventista, busque las respuestas a las siguientes preguntas:

Guía de Estudio Básico

1. Autor:

  • a. ¿Quién es el autor?
  • b. ¿En que época de su vida estaba escribiendo?
  • c. ¿En dónde se encontraba cuando escribió este material?
  • d. ¿Qué características del autor son reveladas aquí?
  • e. ¿Qué estaba experimentando en ese momento?
  • f. ¿Cuál es el tenor detrás del pasaje?

2. Propósito:

  • a. ¿Qué indican los registros históricos como trasfondo para esta sección?
  • b. ¿Qué contribución hacen los hallazgos arqueológicos?
  • c. ¿Cuál es el propósito primario del autor al escribir este pasaje?
  • d. ¿Qué verdades principales o preocupaciones o convicciones presenta
  • él, con el fin de realzar su propósito?
  • e. ¿Cómo ha arreglado su material para enfatizar su propósito?
  • f. ¿Cuáles con las palabras claves que él utiliza?
  • g. ¿A qué lectores intenta alcanzar, y cómo afecta ésto su propósito?
  • h. ¿Cómo se compara este énfasis con otras obras de este período (del mismo autor o de otros)?

Usando esta guía, el estudiante de la Biblia deberá buscar primero contestar las preguntas acerca del autor y el propósito de su propia comprensión, basada en la lectura que ha completado de la Biblia. Por supuesto, nadie puede entender completamente el trasfondo arqueológico, cronológico e histórico de un libro de la Biblia de esta forma. Así que, cuando haya encontrado tantas respuestas a las preguntas por sí mismo como sea posible en la guía de estudio, debe entonces buscar en las fuentes de otros materiales para suplir la información deficiente o faltante. Por ejemplo, vea el libro de Habacuc. El libro en sí es prácticamente nuestra única fuente de información acerca del autor; pero la mayor parte de la información histórica o cronológica en cuanto al tiempo en el cual vivió y los eventos que moldearon su ministerio podrían, por necesidad, ser suplidos de un buen comentario o diccionario bíblico.

4. Vistazo General 

Siendo que el pasaje que se está estudiando es probablemente una porción de un libro más grande o agrupamiento de libros, puede ser mejor comprendido en su relación con el todo. El próximo paso indicado, entonces, debe ser obtener una comprensión general del punto de vista del autor y su propósito, y la forma en que el libro está estructurado para Henar este propósito. Un simple bosquejo básico o una de las gráficas del resumen que serán presentadas más adelante, podrán ser de ayuda al tomar este paso.

5. Observaciones y Preguntas 

Es en este punto que el análisis real comienza. Los cuatro pasos sugeridos anteriormente son preliminares, pero esenciales, en preparar el camino para hacer el estudio más provechoso y significativo, y en guiar eventualmente al descubrimiento personal de lo que la Biblia está realmente diciendo. Usted necesita entrenarse a sí mismo por medio de la práctica para llegar a ser un cuidadoso observador, pues este próximo paso es el crítico en determinar el éxito o el fracaso.

Varias gráficas que pueden ser usadas efectivamente serán descritas en algo de detalle en capítulos posteriores. La selección de cuál usar, generalmente depende del tamaño de la porción de la Escritura que está siendo estudiada y del objetivo específico del estudio.

En general, las observaciones hechas sobre el pasaje, bajo este paso, deben ser mayores que la clase trivial, superficial que la mayoría de la gente acepta comúnmente en el estudio personal de la Biblia. Ellas deben reflejar cuidadosa y piadosa atención a cada palabra, frase e insinuación del texto que se está estudiando. Una nueva versión de la Biblia que no es familiar para el lector, o una traducción foránea pueden ser particularmente beneficiosas, pues lo pueden ayudar a ver el pasaje familiar en un modo interesante y nuevo, y enfocar su estudio desde el punto de vista de uno que nunca antes ha oído estas cosas.

Usted debe escribir estas observaciones inmediatamente antes de que sean olvidadas. Preguntas sobre aclaraciones de palabras, frases, y pasajes surgirán, naturalmente, al estudiar en forma observadora. Estas, también, serán escritas antes de que se olviden. No haga preguntas por preguntar nada más, pues esto puede llevar a ideas inapropiadas que desvían del estudio. Las preguntas, cuando son contestadas, deben realmente aclarar el significado del texto.

Particularmente importantes son las preguntas que tratan con las definiciones, razones, implicaciones, relaciones y progreso. A esta altura no pierda tiempo buscando las respuestas. Si la respuesta no es prontamente manifiesta, prosiga con el estudio de tipo observación. Muchas de las preguntas serán aclaradas al progresar en su estudio.

6. Repaso 

Después de haber aplicado cuidadosamente los métodos arriba expuestos a la sección que está siendo estudiada, es tiempo, una vez más, de dar una mirada general a los materiales ya compilados. Repase de nuevo los materiales, leyendo las observaciones hechas y haciendo lo mejor por responder las preguntas que han surgido. A la luz de su entendimiento total de la sección que está siendo estudiada, se sorprenderá de cuántas de sus preguntas podrá realmente contestar.

7. Comparaciones 

Luego, un poco de meditación y estudio adicional le ayudarán a encontrar la relación del pasaje en estudio, con los pasajes anteriores o posteriores, o con otras referencias de la Escritura conteniendo similitudes o diferencias. Estas comparaciones deben también ser anotadas, y una gráfica sencilla le ayudará a organizar estos pensamientos más claramente.

8. Resumen 

Después del análisis viene la síntesis. Revise una vez más la gráfica del resumen o del bosquejo construido bajo el cuarto paso. Añada a ésto o altérelo para adaptar su comprensión avanzada del material que está estudiando. Este paso es importante en dar profundidad, propósito y significado a su estudio. Sin este esfuerzo en la recapitulación es probable que se sienta enredado con las palabras, frases o versículos que pueden ser excesivamente interesantes en sí mismos, pero no completamente significantes, a menos que sean comprendidos a la luz del pasaje entero. Intente recapitular el significado que está siendo estudiado en unas pocas palabras u oraciones.

9. Revise las Autoridades 

Por fin, usted estará ahora probablemente pensando, es hora de dirigirse a las autoridades. Usted ha hecho todo lo que puede por sí mismo. Pero el trabajo aún no ha terminado. Ahora está ansioso por probar sus descubrimientos e ideas frente a la de aquellos eruditos que han pasado muchos años estudiando. Y sin duda alguna, usted se sorprenderá de notar que ha sacado muchas de las mismas ideas que ellos encontraron. Quizá también encuentre áreas de desacuerdo. No se apresure a desechar sus hallazgos. En muchos casos su opinión es tan buena como la de cualquier otro—y es, por supuesto, personalmente más significativo siendo que es propia.

Usted se emocionará ocasionalmente al descubrir, cómo todos los que persisten en este tipo de estudio, que ha descubierto algo que a nadie más se le ha ocurrido. Esta es la mayor evidencia del valor de esta clase de estudio; y mientras más lo intente, más descubrimientos tales vendrán.

Los Adventistas del Séptimo Día se dirigirán, por supuesto, a lo que consideramos un comentario inspirado—los escritos de Elena G. de White—y su fe en estos escritos aumentará al ver cuan claramente ella comprendió el significado profundo de los pasajes bíblicos. Comentarios, diccionarios y libros de consulta serán también de ayuda en contestar muchas de las preguntas que no ha podido contestar usted mismo.

Uno de los mayores beneficios del estudio en grupo viene al caso en este punto; pues al compartir sus nuevos hallazgos con otros que han estado estudiando de la misma forma, su discernimiento será ampliado, y la expresión verbal de sus pensamientos le ayudarán a comprender sus ideas aún más claramente. Si su estudio ha sido minucioso, será difícil no compartir sus descubrimientos con otros; y su entusiasmo resultará a cambio en entusiasmo de su parte. También podrá notar que ellos probablemente han podido hallar respuestas a preguntas que usted no contestó. Al menos la discusión de grupo aclarará muchos de los asuntos involucrados. Añada todos estos descubrimientos compartidos a sus propias anotaciones para hacerlas más completas.

10. Aplicación 

Este paso final es en realidad el paso más importante, y el estudio personal de la Biblia no es de valor para nosotros en realidad hasta que aplicamos las verdades descubiertas a nuestra vidas y circunstancias. Oletta Wald declara en conexión con esto:

Usted puede enseñarse a ser un estudiante profundamente intelectual de la Biblia y sin embargo pasar por alto el máximo propósito de todo estudio de la Biblia; el permitir a la Palabra de Dios hablar en forma personal a su corazón. Observar los hechos e interpretar los hechos son solamente los dos primeros pasos en el proceso del estudio de la Biblia. Es muy poco el valor que se obtiene si no sigue el tercer paso: aplicar las verdades a su propia vida.  El Gozo de Descubrir, p. 42. 

Los 10 pasos anteriores no son 10 mandamientos rígidos, para ser textualmente seguidos en el estudio bíblico. Nunca permita que un método interfiera en su estudio. Lo que cuenta es que está aprendiendo a sacar más provecho que nunca antes, con este nuevo enfoque al estudiar. Estas diez sugerencias son el resultado de varios años de estar usando este enfoque y puede ser adaptado a diferentes situaciones y circunstancias en el estudio de pasajes particulares.

Por ejemplo, si usted ya entiende claramente el trasfondo y al autor de un evangelio como Juan, y lo ha leído muchas veces en años recientes, no será necesario pasar tanto tiempo en los pasos 2 y 3, los que involucran la lectura y el estudio de trasfondo. Hacer ésto puede ser causa de que usted se enrede en una aburrida repetición de lo completamente familiar. Por supuesto, si nunca ha analizado cuidadosamente el evangelio antes, sino que ha dependido de lo que otros han dicho o escrito, encontrará tremendamente estimulante hacer un análisis personal y llegar asi a una mejor comprensión del autor y su propósito.

Siguiendo estos 10 pasos sugeridos hasta que lleguen a ser su segunda naturaleza, lo guiarán a un enfoque significativo para descubrir los tesoros escondidos que Dios tiene para usted en su Palabra. Entraremos en más detalles acerca de lo emocionante de la búsqueda del tesoro escondido en el siguiente capítulo.

Autor: Leo Van Dolson

Comenta con Facebook

Loading Facebook Comments ...

Pin It on Pinterest