¿Porqué hay tantas sectas evangélicas?

Miles de sectas evangélicas.

Las iglesias evangélicas se caracterizan por su falta de unidad doctrinal. Es así como en una esquina de la calle podemos encontrarnos con una iglesia evangélica y a escasos metros otra iglesia más y a una o dos calles otra más; y lo lamentable de todo esto es que cada una enseña algo diferente o tienen rivalidad entre sí.
Miles de sectas evangélicas. Existen diferentes razones por las que hay miles de sectas evangélicas en el mundo:

1. La falta de unidad doctrinal
Hay miles de sectas evangélicas en el mundo porque entre ellos hace falta unidad doctrinal. No están integrados de una forma organizada en la que todos compartan una misma doctrina o enseñanza bíblica. Es así como una secta enseña una cosa mientras que otra enseña algo totalmente distinto. Algunas practican el descansar en el espíritu, mientras que otras se oponen rotundamente a dicha práctica, algunas dicen que si no se habla en lenguas no se tiene el Espíritu Santo, mientras que otras no le dan importancia a esto; algunas son estrictas en el vestir o uso de joyas, mientras que otras no; algunas hablan de guardar los mandamientos, mientras que otras no; algunas creen en el infierno, mientras que otras no; algunas han hecho alianza con el catolicismo, mientras que otras se oponen y así sucesivamente muchas son sus diferencias doctrinales entre las miles de sectas evangélicas en el mundo.
Pero la Biblia dice:
1Co 1:10 Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.
2. La discusión entre pastores
Otra causa de la existencia de miles de sectas evangélicas en el mundo es la división entre los pastores. Cuando un pastor o ministro no está de acuerdo con otro inmediatamente estos se dividen y crean una cierta rivalidad entre ellos.
La   rivalidad en la mayoría de los casos se genera por dinero. Cuando entra una suma abundante de ofrenda bien sea en las recolectas de la iglesia o por causa de sus famosos proyectos como “la siembra” entonces se genera discusiones o disputas entre ellos porque cada uno quiere ser el encargado de administrar dicho dinero. O cuando un pastor toma una decisión y el ministro o algún otro pastor no está de acuerdo entonces surgen discusiones que afectan la unidad y es cuando luego de unos días el ministro o pastor se abre y se lleva a un grupo de fieles y establece una nueva secta.
3. Religión fácil
Otro aspecto por el que hay tantas sectas evangélicas en el mundo es porque algunos ministros, pastores y pastoras se han convertido en diseñadores de religiones fáciles, religiones en las que no hay compromisos de obediencia, sectas en las que no se les pide a los miembros ser fieles y obedientes y se les vende una religión emocional.
Se enseña un evangelio emocionalista en el que se le habla a la gente del deseo de Dios de bendecirle, de hacerles ricos, de solucionarles sus problemas, de darles prosperidad, de darles salud,de acabar con sus enemigos, de bendecirle en todos sus proyectos,  etc. pero no  se enseña ningún tipo de compromiso con Dios. Se les presenta una sola   faceta de Dios, pero no se presenta una solución de ir a Jesús en busca del perdón ni la necesidad de entregarse por completo y llevar una vida de obediencia y apartada del pecado.
4. Cualquier persona es pastor
Otro aspecto que ha influido para la abundancia de sectas evangélicas en el mundo es porque cualquiera que,  según el criterio del pastor, goza de buen testimonio y ha crecido espiritualmente   va y medio hace  un curso bíblico al que llaman curso  avanzado le nombran como ministro y tiempo después es pastor y luego puede abrir una secta también.
La falta de organización  y el establecimiento   de centros de estudio teológico han contribuido en gran manera a la proliferación de sectas evangélicas porque cualquier  persona puede hacer dicho curso avanzado, dictado por su propio pastor  y en poco tiempo también ser pastor y luego separarse para fundar una nueva secta con sus  propias ideas.
5. La acción diabólica
La acción diabólica ha contribuído en la proliferación de sectas debido a que estas crecen a nivel mundial   y son utilizadas como estrategia del enemigo para confundir a las almas. Muchas almas a diario son engañadas por obra del enemigo actuando por medio de las sectas evangélicas con ideas y doctrinas fuera de toda verdad bíblica.
En algunas hay concesión con el pecado promoviendo los matrimonios gays, promoviendo la alianza con el catolicismo, otras enseñando la anulación de la ley de Dios, otras enseñando falsos dones de profecía, otras practicando el adulterio al permitir tener varias esposas, otras mezclan espiritismo con cristianismo, otras permitiendo a sus miembros solo leer algunos libros de la Biblia, otras enseñando una falsa venida, otras en las que los pastores se creen profetas y establecen fechas para la segunda venida, otras siendo utilizadas como medio para el lavado de dinero de narcotráfico, etc. Todas estas y muchas otras doctrinas y practicas falsas son obra del enemigo por medio de las sectas evangélicas para minar la fe de los fieles y aun  de quien aun no ha decidido entregar su vida al Salvador.
6. La religión: un negocio enriquecedor
Otro aspecto a tener en cuenta por el cual existen y seguirán existiendo miles de sectas evangélicas nuevas cada día es porque la religión en la actualidad se ha convertido en un negocio enriquecedor.
Son miles de pastores y ministros evangélicos en las que no hay preocupación ni amor por las almas, ellos no se preocupan si la persona se salva o se pierde, la preocupación de muchos de ellos es obtener el dinero de estas. Los pastores y ministros evangélicos  saben que en la religión hay una fuente de ganancia de dinero fácil en la que solo basta preparar algunas palabras o un sermón emocionalista para convencer a los almas de los enfermos o preocupados o para persuadir a los incautos y sacarles su dinero.
En otros casos no conformes con las jugosas  ofrendas buscan aumentar sus ganancias vendiendo el pan bendito, con la supuesta excusa de que no falte alimento en tu casa, en otros casos   venden el pañuelo bendito, al cual la persona debe portar en el bolsillo para supuestamente   traerle riquezas, otros venden el agua bendita para mantener la casa pura y apartar al enemigo o le venden la rosa bendita para que siempre haya paz en el  hogar.
Otros hacen hasta de la oración un negocio y cuando alguien se acerca a pedirles una oración hasta ésta tiene un valor.
Conclusión:
Estas son algunas de las razones por las cuales hay tantas sectas evangélicas en el mundo y hasta ni ellos mismos saben cuantas son en el mundo. La Biblia llama a mantener la unidad doctrinal y espiritual, pero lamentablemente el enemigo utiliza estas sectas evangélicas para engañar y confundir. Mi querido amigo orale a Dios y pide te ayude y te libre de caer en el engaño de estas y si ya caíste  estás a tiempo de venir al verdadero remanente y pueblo escogido por Dios

Fuente: denepaz.es.tl

Comenta con Facebook

Loading Facebook Comments ...

Pin It on Pinterest