Cómo saber si un Sueño viene de Dios o no

Determinar la naturaleza específica de cada sueño de una persona es un tema muy complejo y subjetivo. Además de los “falsos sueños” y no auténticos (Jer 23:32; 29: 8 y 9), hay dos grandes grupos de sueños reales. El primero y más común de ellos está formado por los sueños naturales que forman parte del proceso normal de descanso durante el sueño, y cuyo contenido puede presentarse de una forma organizada o no organizada. Puesto que “de la mucha ocupación viene el sueño” (Eclesiastés 5: 3), es probable que las personas involucradas en los asuntos religiosos terminan soñando con ellos, sin que esos sueños sean de origen sobrenatural.

El segundo grupo básico de los sueños está formado por los sueños sobrenaturales, que pueden ser de origen divino o satánico. El origen divino de los sueños por lo general tienen un propósito salvifico bien definido, y puede concederse a los verdaderos profetas (Números 12: 6) como a los miembros comunes del Pueblo de Dios (Joel 2:28), e incluso a personas que no pertenecen al pueblo de Dios (Génesis 41; Dn 2). A su vez, los sueños de origen satánico son casi siempre fascinantes, y pueden contener verdades para confundir a la persona. Sus predicciones pueden incluso cumplirse, pero tienden a excluir, eventualmente y de alguna manera, a la persona de Dios y su voluntad (ver Jeremías 29: 8; Mt 24:24; 1 Pedro 5: 8).

Está claro, pues, que tanto los sueños naturales como los sueños sobrenaturales (ya seas divinos o satánicos) pueden tener un contenido religioso. Ademas de eso, el simple hecho de que Dios le de un sueño sobrenatural a alguien no hace que esa persona automáticamente sea un profeta, como puede inferirse de las experiencias del Faraón (Génesis 41) y Nabucodonosor (Daniel 2). Mientras que todo profeta recibe sueños de origen divino (Números 12: 6), no todos los que reciben este tipo de sueños se pueden considerar profetas. El llamado al ministerio profético es algo diferente y mucho más amplio.

La actitud de atribuir a Dios la fuente de todos los sueños de una naturaleza religiosa, y siempre buscar un significado especial a su contenido, es muy peligroso. Los que actúan de este modo se ven tentados a considerarse más privilegiados por Dios que otros, tornándose en presa fácil de las asechanzas del maligno. Somos advertidos por Dios que todos los sueños (incluso los profetas) seguirán estando sometidos a la autoridad normativa de la Escritura. “El profeta que tuviere un sueño, cuente el sueño; y aquel a quien fuere mi palabra, cuente mi palabra verdadera. ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo? dice Jehová.” (Jeremías 23:28). “!A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido.”(Isaías 8:20; véase también Mateo 7: 21-23; Gal 1: 8:09; 1 Juan 2: 4; 4: 1).

Los sueños nunca son utilizados por Dios como un fin en sí mismos, sino sólo como un medio para acercarnos a Él y Su Palabra (Juan 20:29). Por otra parte, no podemos permitir que nuestra fe dependa de tales medios, capaz de ser usados también por Satanás. Así que si usted tiene un sueño que juzga ser de origen divino, pero no tiene la seguridad, es prudente tratar de extraer de ello una lección positiva para la vida, hasta que su origen y su propósito se entienda mejor.

Ellen White también nos orienta cómo evaluar un sueño para saber si viene de Dios o no:

Habrá sueños falsos y visiones espurias, que tendrán una parte de verdad, pero que alejarán de la fe original. El Señor ha dado una regla para detectarlos: “¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido”. Isaías 8:20. Si empequeñecen la ley de Dios, si no prestan atención a su voluntad como ha sido revelada en los testimonios de su Espíritu, son engañadores. Están controlados por el impulso y las impresiones, los cuales creen que provienen del Espíritu Santo, y los consideran más dignos de confianza que la Palabra inspirada. Pretenden que todos los pensamientos y sentimientos constituyen una impresión del Espíritu; y cuando se los hace razonar poniendo las Escrituras como base, declaran que poseen algo más digno de confianza. Pero mientras piensan que son conducidos por el Espíritu de Dios, en realidad están siguiendo fantasías promovidas por Satanás (Bible Echo [El eco bíblico], septiembre de 1886). (Mensajes selectos, vol. 2, pp. 98 y 99)

Por  Alberto R. Timm – Fuente: Centro White

Comenta con Facebook

Loading Facebook Comments ...
X

Pin It on Pinterest

X