Cuando Todas la Iglesias echen mano de un Hombre

Isaias 4:1 dice: “En aquel tiempo, siete mujeres echarán mano de un hombre, diciendo: «Nosotras comeremos de nuestro pan y nos vestiremos de nuestras ropas. Solamente permítenos llevar tu nombre. ¡Quita nuestra deshonra!»”

Cuando Todas la Iglesias echen mano de un Hombre

Estudiemos los símbolos de este texto:

  1. Mujer simboliza Iglesia. Jeremías 3:1; Efesios 5:23.
  2. Siete simboliza totalidad-plenitud.
  3. Hombre simboliza a Jesús. Juan 19:5; 1 Timoteo 2:5.
  4. El Pan es símbolo de la Palabra de Dios. Lucas 4:4
  5. Ropa simboliza Justicia. Isaias 61:10

Uniendo el significado de todos los símbolos podríamos leer el pasaje de la siguiente manera:

En aquel tiempo, todas la iglesias echaran mano de Jesús, diciente: ‘Nosotras interpretaremos la biblia a nuestra manera y nos vestiremos de nuestra propia justicia. Solamente permítenos llevar tu nombre. ¡Quita nuestra deshonra!’

Hay otro pasaje que nos muestra que cuando Jesús venga a a tierra, estará llena de iglesias. Todas pretendiento seguir a Jesús, pero viviendo a su manera. A las tales les ocurrirá un tremendo chasco.

Lo encontramos en Mateo 7:21-23: “No todo el que me dice: “¡Señor, Señor!”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?”  Entonces les declararé: “Nunca os conocí. ¡Apartaos de mí, hacedores de maldad!

Como podemos ver, el hacer milagros o echar fuera demonios no es lo que caracteriza a la verdadera iglesia de Dios, pero, la verdadera característica de la iglesia de Dios es hacer la voluntad de Dios.

¿Cual es la voluntad de Dios?

Escuche esto: “el hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado y tu Ley está en medio de mi corazón.”

La voluntad de Dios esta en su Santa Ley, la misma ley que contiene el cuarto mandamiento, la cual exige la observancia del sábado como día de reposo. Y no el domingo.

Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. — Mateo 7:23

Apartaos de mí, malignos, Pues yo guardaré los mandamientos de mi Dios. –Salmos 119:115

Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Mateo 25:41

Reprendiste a los soberbios, los malditos, Que se desvían de tus mandamientos. Salmos 119:21


Por Jonathan Jimenezz

Comenta con Facebook

Loading Facebook Comments ...
X

Pin It on Pinterest

X