Trump quiere unir la Iglesia y el Estado

El presidente de Estados Unidos prometió, el jueves, la destrucción de una ley que limita la participación y el apoyo en actividades políticas de los grupos religiosos, asegurando que va a proteger la libertad religiosa. “Voy a terminar (con ella), y destruiré totalmente “la enmienda Johnson” y permitiré que nuestros representantes de fe hablen libremente y sin temor de represalias “, dijo Donald Trump, en un discurso en el National Prayer Breakfast en Washington. Este acto de mezclar política y religión y se celebra tradicionalmente el primer jueves de febrero. La llamada “enmienda Johnson” introducida por el entonces senador Lyndon B. Johnson en 1954, que más tarde fue presidente de los Estados Unidos (1963-1969) establece que las creencias religiosas y otras organizaciones exentas de impuestos no están autorizadas a hacer campaña o apoyar candidatos a cargos políticos.

En su discurso, Trump advirtió que la libertad religiosa es “un derecho sagrado”, que actualmente se encuentra “bajo amenaza”, tanto en los Estados Unidos y el resto del mundo. “El terrorismo es una amenaza fundamental a la libertad religiosa”, dijo.

Trump dijo que su administración hará “todo lo posible” para “proteger la libertad religiosa” en el país y que los Estados Unidos “debe ser siempre una sociedad tolerante donde se respetan todas las creencias.”

Donald Trump argumento que los estadounidenses tienen que sentirse seguros y recordó que comenzó a tomar “las medidas necesarias” para lograr este objetivo, una aparente alusión a la orden de impedir temporalmente la entrada en los Estados Unidos de todos los refugiados y ciudadanos de siete países en su mayoría musulmanes (Irak, Irán, Libia, Siria, Somalia, Sudán y Yemen).

“Nuestra nación tiene el sistema de inmigración más generoso del mundo”, y muchos quieren tomar ventaja de eso “socavar los valores que queremos”, o con el propósito de “difundir la violencia”, denunció.

El presidente de Estados Unidos, dijo, sin entrar en detalles, que “en los próximos días, va a ser desarrollado un sistema para garantizar” que las personas autorizadas a entrar en el país “asuman plenamente los valores de la libertad religiosa y personal.”

Nota:

El  periódico  The Independent, del Reino Unido, informó exactamente las palabras del presidente de Estados Unidos, “Donald Trump destruira una ley de 60 años que separa la Iglesia y Estado en los EE.UU.” Cuando se establece esta unión, las minorías religiosas siempre sufren. Una iglesia (o la unión de los cuales están de acuerdo) comienzan a dominar la escena política. La malignidad de esta unión puede ser vista en la Edad Media, por ejemplo, cuando la iglesia oficial tenía poderes casi ilimitados, de condenar y castigar a los “herejes” y discordantes. En un momento en que las represalias y el odio se vuelven hacia aquellos que se consideran  “fundamentalistas “, la Iglesia que tiene el apoyo del Estado hará que estos religiosos  personas no gratas sean acosados cada vez. El peligro está en las generalizaciones isanas…

Es interesante notar el movimiento pendular en la historia orquestada. Mientras que el gobierno de Obama ha favorecido las pretensiones de izquierda, en su apoyo a causas como el feminismo, la homosexualidad, el aborto e incluso al Islam, entra ahora en la escena un gobierno de orientación de derecha, en busca de deshacer mucha cosa hecha por el gobierno anterior y con el apoyo de una porción significativa de la población insatisfecha. El izquierdismo intenta contra muchos valores estimados al cristianismo, pero la derecha religiosa es dura, inflexible y perseguidor de las minorías “no alineadas”.

“En los movimientos que se realizan actualmente en los Estados Unidos de Norteamérica para asegurar el apoyo del estado a las instituciones y prácticas de la iglesia, los protestantes están siguiendo las huellas de los papistas. Más aún, están abriendo la puerta para que el papado recobre en la América protestante la supremacía que perdió en el Viejo Mundo.”( El conflicto de los siglos , p. 560).

“Cuando las iglesias protestantes se unan con el poder secular para sostener una falsa religión, a la cual se opusieron sus antepasados soportando la más terrible persecución, entonces el día de descanso papal será hecho obligatorio por la autoridad combinada de la Iglesia y el Estado. Habrá una apostasía nacional que determinará tan solo la ruina nacional.”( Evangelismo , pág.174).

“Cuando el Estado haga uso de su poder para poner en vigor los decretos y sostener las instituciones de la Iglesia, entonces la protestante Norteamérica habrá formado una imagen del papado y habrá una apostasía nacional que solo concluirá en la ruina nacional.” ( SDA Bible Commentary , vol 7, p. . 976).

Via: Criacionismo

Comenta con Facebook

Loading Facebook Comments ...
X

Pin It on Pinterest

X