Tamaño de la Letra: Disminuir- Aumentar+
  • Google plus
  • Facebook
  • Twitter

12 Sermones/Temas para Jóvenes

12 Sermones/Temas para Jóvenes

Esta es una pequeña coleccion de temas juveniles. Los sermones a que a continuación encontrará, están hechos especialmente para jóvenes, son 12 temas tipo bosquejo. Los sermones les servirán a aquellos jóvenes que deseen predicar algún tema en su iglesia o bien para que los compartan en su grupo pequeño o cultos afines a la juventud.

También puede presentar estos temas en la Sociedad de Jóvenes, ya que cada uno se relaciona con la juventud en general. 

Temas que contiene este archivo:
  • 1. Amistad, un don del cielo 
  • 2. El miedo 
  • 3. El secreto de José 
  • 4. Juan, de Boanerges a discípulo del amor 
  • 5. Juventud al borde del fracaso 
  • 6. Juventud de éxito 
  • 7. La belleza es superficial 
  • 8. La pureza, un camino a la felicidad 
  • 9. Recordando a la esposa de Lot 
  • 10. Velar y orar 
  • 11. Venciendo la tentación 
  • 12. Vidas juveniles victoriosas

Los 10 Mandamientos del Espíritu Santo

10 Mandamientos
Cuando Dios descendió en el monte Sinaí para dar los 10 Mandamientos, descendió en fuego.
Y así fue como descendió el Espíritu Santo el día de Pentecostés, (en fuego). Hechos 2:3,4.

¿Tiene el Espíritu Santo 10 Mandamientos como los tiene Dios?

¿Qué dice la Biblia al respecto?
Y si los tiene, ¿cuáles son? 


¿Qué tiene que ver el Espíritu Santo con los 10 Mandamientos? 


 Mucho, porque los 10 Mandamientos de la Ley de Dios fueron escritos por el Espíritu Santo, quien también es Dios.


Autor: Ernesto García, Lic. en Teología. UNAC.

Cuando se ama a Dios y al pecado

Una revista cristiana publicó no hace mucho un impresionante artículo. En el mismo se relata cómo un pastor durante un período de varios años había actuado como minis­tro de Dios y como alguien adicto a experiencias sexuales ilícitas.

¿Qué implicaba aquello? Primero, una obsesión por la pornografía y la lectura de revistas como Playboy, Penthouse y otras del mismo te­nor. Segundo, visitas a clubes donde trabajan bailarinas desnudas. Y aún más: era cliente regular de varias prostitutas.

Aquel pastor ejercía un ministerio que lo obligaba a viajar frecuentemente, Fue así como surgieron muchas oportunidades para que su pecado floreciera y creciera.

Cuando se ama a Dios y al pecadoAhora bien, aquí está el punto irónico y doloroso. Aquel ministro cristiano amaba a Dios. Predicaba acerca de Dios, y en su corazón sentía lo que predicaba. Él creía en los principios de la fe cristiana, y había entregado su vida a Jesús. Si alguien alguna vez estaba consciente de su propia incapacidad, era aquel hombre, aquel pobre pastor. Él amaba a Jesús, pero también al sexo ilícito; los dos amores pugnaban por coexistir. Trataba de manejar una vida imposible.

Esto nos conduce a una de las más difíciles discusiones que puedan existir en el proceso de llegar a ser un cristiano nacido de nuevo. ¿Qué hace una persona cuando su amor por Jesús y el pecado acariciado tratan de coexistir? 

El caso de aquel pastor puede parecer extremo; pero únicamente porque los pecados de naturaleza sexual parecen ser peores que los demás. En el lenguaje eclesiástico se le llama a esto, "caída moral".

Pero, ¿es más grave esta caída que la violación del resto de los mandamientos? 

¿Cuántos de nosotros hemos intentado amar a Jesús y al dinero? ¿Amar a Jesús y al orgullo? ¿Amar a Jesús y practicar el hábito de la deshonestidad y el engaño? Cada uno de nosotros alguna vez ha expe­rimentado el mismo dilema: tratar de vivir entre dos aguas al mismo tiempo. De modo que este es un problema de orden práctico.

La decisión más radical de su vida: ¿Qué significa llegar a ser cristiano? ¿Qué significa ser "cristiano a diario"? Espero que usted esté pensando en dos cosas: primero, ¡cuán desafiante es este asunto de cambiar la vida! Y segundo, cómo un libro o cientos de ellos, son inadecuados para dar fin a esta impor­tante discusión.

La Biblia advierte que existe una "guerra entre dos fuerzas", aun en los corazones de los creyentes, y muy especialmente en los corazones de aquellos que aman a Dios. Jesús mismo advirtió: "Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro ... No podéis servir a Dios y a las riquezas" (Mat. 6: 24). Dios y el dinero, simplemente es una de las muchas "dualidades" que nosotros humana­mente tratamos de sostener. Jesús fácilmente pudo haber dicho: "No se puede servir, a Dios y al orgullo; a Dios y al sexo; a Dios y al egoísmo: a Dios y a las posesiones materiales". En la larga carrera cristiana. Jesús afirma: "No es posible servir a ambos a la vez".

¿Qué significa todo lo anterior para aquel pastor de la historia inicial? He aquí un hombre que amaba a Dios. ¡Realmente lo amaba! Pero él lucha con otro deseo dominante al mismo tiempo. Es una tragedia pretender que podemos amar a Dios y al mundo y sus placeres. Usted no puede servir a ambos; usted no quiere servir a ambos, pero es exactamente lo que hace, y allí es donde se encuentra en un momento dado. 

¿Y sabe qué? Usted no es el único que tiene este conflicto. Aquel pastor era un creyente tan sincero como el apóstol Pablo, quien describió exactamente este sentimiento conflictivo de la siguiente manera:

"Porque lo que hago no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago" (Rom 7: 15).

¡Esa misma fue la experiencia de Pablo! Él era un fiel creyente. En el siguiente versículo admite: "Apruebo que la ley es buena". Pero en los versículos 18 y 19, repite su agonía, su problema: "Porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago".

Ese es el problema, en pocas palabras: Amar a Dios y librar una lucha de amor/odio con el pecado al mismo tiempo. Es algo que se hace durante toda la vida. Usted tiene dos maestros y sabe que no puede ser­vir a ambos. 

¿Es esta una experiencia placentera? El pastor que escribió a la revista cristiana, se sentía muy mal. ¡Agonizaba! Su vida era un infier­no; era arrastrado en dos direcciones opuestas. Pablo también experimentó esa misma agonía; lea el versículo 24: "¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?"

Antes que vayamos a las buenas noticias que siguen en el próximo versículo, formulemos la gran pregunta: Se considera usted todavía cristiano mientras se debate en medio de un conflicto? ¿Está usted salvo o perdido? 

Amigo, la respuesta a esta pregunta es alentadora. Por favor, continúe conmigo y mantenga su Biblia abierta a medida que avanzamos.

A fin de descubrir la verdad bíblica sobre este tema, vamos a trans­portamos al Nuevo Testamento, y nos detendremos en el Evangelio de Marcos, el capítulo 9. Allí encontramos un incidente protagonizado por Jesús y los doce discípulos al llegar a Capemaum. Él los sorprendió con una pregunta: "¿Qué disputabais entre vosotros en el camino?" (vers. 33).

Este es un tipo de pregunta que quien la formula, por lo general conoce de antemano la respuesta. ¿Le ha pasado esto alguna vez?

La maestra de tercer grado pregunta: "¿Quién rompió la ventana?" La madre pregunta: "¿Dónde dejaste tu libro de geometría?" ¿Ve usted?, ella sabe dónde está; por esa razón lo pregunta. Y cuando Jesús

les dice a sus discípulos: "¿De qué hablaban mientras veníamos en camino?" él ya sabía la respuesta, ¿o no?

Los discípulos no responden. Hay un largo e incómodo silencio du­rante el cual nadie dice nada. Ellos sacuden el polvo de sus sandalias, miran al piso y fruncen el entrecejo, o miran a la distancia. El versícu­lo 34 dice: "Mas ellos callaron; porque en el camino habían disputado entre sí, quién había de ser el mayor". Otra versión dice: "Mas ellos se quedaron quietos".

Quiero enfatizar dos puntos al respecto, porque estos dos textos tie­nen un significado muy profundo para nosotros. Primero, los doce eran discípulos de Jesús, hombres que lo habían dejado todo por el Maestro. Habían abandonado a sus vecinos y habían dejado a sus familiares y entregado todo con tal de seguir a Jesús. Eran hombres entusiastas que habían estado con Jesús durante tres años. De hecho, aquellos doce hombres habían predicado el evangelio y sanado enfermos. Ese es el primer punto.

El segundo es más serio. Aquellos doce hombres, aun después de haber caminado y estudiado tres años con Jesús, todavía luchaban con el pecado del orgullo y la maledicencia. Cada uno de ellos quería ser el primer ministro, el vicepresidente, sargento, o jefe de los discípulos. Cada uno secretamente quería ser el número uno; de hecho, dos de ellos, Juan y Jacobo, se atrevieron a pedirle específicamente a Jesús que les concediera ese honor; ayudados en parte de la madre de ellos.

Hay dos textos que nos muestran uno de los pecados que los discípulos estaban cometiendo, y ellos sabían que era así. Sabían que era malo encubrir la falta, tener una naturaleza orgullosa, oportunista y codiciosa. ¿Por alguna otra razón lo habrían ocultado en su largo viaje a Capernaum? ¿Por qué habían sostenido aquella amarga e infructuosa conversación lejos de los oídos de Jesús? Los discípulos de Cristo querían excusar aquel pecado que se había convertido en su preocupación favorita. De modo que ya era un pecado conocido, deliberado, planeado, aún presente después de tres años de caminar con Jesús.

Permítame preguntarle, ¿considera que esta ilustración bíblica e relevante para nuestro tema? ¿Es este "el punto", como dicen los abogados? Aquí vemos a cristianos nacidos de nuevo, a seguidores de Jesús que todavía seguían pecando. No fue un resbalón en un cáscara de plá­tano, algo semejante a pronunciar impulsivamente una mala palabra. No, aquel era un pecado consciente, premeditado.

Aquel incidente bíblico se asemeja a la experiencia del amigo pas­tor que vivía en adulterio, tomando en cuenta que el orgullo es tan malo como el adulterio.

¿Qué hizo Jesús con aquellos doce cristianos pecadores? ¿Qué significa cuando los cristianos nacidos de nuevo pecan? ¿Qué diríamos de nuestro amigo pastor que luchaba con una tentación de carácter sexual? Un hombre que amaba verdaderamente a Dios, y toda­ vía luchaba con un pecado conocido, un pecado deliberado. 

Pero, allí están los doce discípulos de Jesús que pasaron tres años disputándose la posición principal del reino, el cargo clave en el organigrama de Cristo. Ellos amaban a Jesús, y se amaban entre ellos; pero eran individuos orgullosos. Sencillamente abrigaban el orgullo en sus corazones. Cada vez que Jesús salía de la habitación, comenzaban de nuevo. "¡Oye!, es mi turno ahora; me toca sentarme junto a la ventana.

Hace poco leí algo en el libro de C. S. Lewis, ¡Cristianismo y nada más!, en el capítulo titulado "El gran pecado". Dice así: "Un vicio capital, el peor, es el orgullo. Odio, ira, codicia, alcoholismo, etc.,son simples pequeñeces: fue a causa del orgullo que el diablo llegó al ser diablo. El orgullo conduce a los demás vicios: a una abierta y total oposición a Dios". Y todos lo experimentamos, observa Lewis. En la misma página, agrega: "Yo quería hacer el mayor ruido en la fiesta, pero hubo alguien que hizo más ruido que yo, y por eso estoy muy molesto".

Al final del capítulo, Lewis añade este preocupante pensamiento "El orgullo siempre significa enemistad; y no solamente enemistad entre los hombres, sino enemistad con Dios".

Este era el grave problema de los discípulos de Jesús. Tras haber practicado durante tres largos años la vida cristiana, todavía eran orgullosos y egoístas. Su amor por Cristo y su amor propio trataban de coexistir.

Permítame hacerle una pregunta: ¿Es el plan de Dios que como cristianos continuemos pecando? Después de aceptar a Cristo en nuestras vidas y entregarnos a él, ¿la cuestión de si seguiremos pecando acaso se ha eliminado? "Ninguno puede servir a dos señores", dijo Jesús; pero, ¿será correcto intentar servir a ambos maestros? La respuesta a esta pregunta es uno de los pilares de la fe cristiana. La resolución enfática de la Biblia es que no es el plan de Dios que comtinuemos viviendo una vida de pecado.

En Juan 8, encontramos una maravillosa historia bíblica. Varios dirigentes religiosos traen a una mujer ante Jesús, sorprendida en el acto mismo de adulterio. "¿Debemos apedrearla?", le preguntan la Jesús.

Es posible que usted recuerde la clásica respuesta del Maesttro: "El que de vosotros esté sin pecado, sea el primero en lanzar la primera pie­dra" (vers. 7).

Y cuando él se inclina y comienza a escribir en el polvo una lista específica de todos los pecados de ellos, el grupo rápidamente conclu­ye que algo importante está ocurriendo en alguna parte del pueblo, Muy pronto, solamente quedan Jesús y una solitaria mujer.

-¿Dónde están los que te acusaban? -le pregunta- ¿Ninguno te condena?

-No -dice ella.

Ahora ponga atención a lo que sigue:

-Tampoco yo te condeno. Vete y no peques más (vers. 11).

He aquí las cinco palabras desafiantes de la Biblia: "Vete y no peques más". "Porque no envió Dios a su Hijo para condenar al mundo" (Juan 3: 17). Pero ahora Jesús dice: "Vete y no peques más" ..

Cuando Jesús sanó a un hombre en el estanque de Betesdla, también le dijo: "Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor" (Juan 5: 14).

En 1 Juan 2: 1 leemos: "Hijitos míos estas cosas os escribo para que no pequéis". Mientras que Pablo afirma: "¿Qué, pues, diremos? ¿Perse­veraremos en el pecado para que la gracia abunde? ¡En ninguna mane­ra!" (Rom. 6: 1,2).

Por lo tanto, el plan de Dios para nosotros es que ganemos la vic­toria sobre el pecado. El plan de Jesús para aquellos doce discípulos consistía en que debían convertirse en siervos humildes que dejaran de enseñorearse sobre sus hermanos. Su plan era tener doce hombres que rogarían para lavarse los pies unos a otros. Pero después de tres años, nada había cambiado. Aquellos hombres aún pecaban. Todavía eran un desastre. ¿Qué habría hecho usted si hubiera sido Jesús?

Morris Venden trata de imaginar cómo habría respondido él: "En este punto, podría haber sido fácil para Jesús decir: '¡Largo de aquí us­tedes doce miserables! ¡que vengan otros doce! Empezaré de nuevo'".

Lo entenderíamos mejor si Jesús hubiera dicho: ¿Qué les pasa a ustedes? Se supone que al llegar a ser mis seguidores dejarían de pecar. Después de tres años, siguen siendo egoístas al igual que antes. Ustedes no están viviendo de acuerdo con mi plan.

En lugar de eso, ¿qué hizo Jesús? En Marcos 9, él tranquilamente los reúne y también llama a un niño y lo coloca en medio de ellos. Luego pacientemente les explica: "Ustedes tienen que ser como este niño. Si quieren ser los primeros, necesitan anhelar ser los últimos. Tienen que desear ser siervos. Tienen que desear lavar los pies de alguien más".

Morris Venden añade un apropiado resumen mostrando cómo Jesús trató a los pecadores que pecan deliberadamente, aquellos que están llenos de orgullo; individuos que pecan a sabiendas. "Jesús fue bondado­so con sus discípulos. Era paciente con ellos. No los condenó. Les dio una lección, y cuando no la aprendieron, él continuó enseñándolos; y sobre todo, continuó caminando con ellos. Continuó compartiendo con ellos, comiendo con ellos, viajando con ellos, trabajando con ellos, confiando en su trabajo y en su misión".

Aquellos doce discípulos amaban a Jesús, pero abrigaban el orgu­llo al mismo tiempo. Y por un tiempo, hubo dos señores en sus vidas. Ellos trataban de servir a ambos lo que a la larga, es imposible, según lo establece la Biblia claramente. Sin embargo, mientras la lucha con­tinuaba Jesús permaneció con ellos. No los despidió y contrató a otros doce discípulos para reemplazarlos. No los dejó en tinieblas. No, él per­maneció junto a ellos, porque sabía que esa era la única oportunidad, la única esperanza que ellos tenían. Nunca dejó de amarlos, continuó aceptándolos y permaneció unido a ellos. Él era su única esperanza mientras continuaba el proceso.

Mencionamos algo en el capítulo anterior en cuanto a lo difícil que es pecar en la presencia de Jesús. ¿Ha pensado usted alguna vez en esto? Es por ello que los doce discípulos, en su viaje a Capernaum, ca­minaron lentamente para que Jesús se adelantara. Entonces montaron en su carrusel de orgullo de nuevo:

-¡Oigan!, yo seré el jefe de todos aquí, y punto. Ustedes están destinados al segundo lugar.

-¿Miren quién lo dice?

-¡Ajá!

Claro, ellos no podían hablar de esa manera, a menos que Jesús estuviera a una distancia prudencial. Era difícil pecar cuando él estaba con ellos.

Es por eso, que es hermoso saber que Jesús permaneció con aqucellos doce hombres aun durante un largo, lento e improductivo período de tiempo. ¡Esa era su única oportunidad! Permítame compartir solo un párrafo más del libro Plan de cinco días para conocer a Dios: "Es la aceptación de Jesús, el amor de Jesús y la relación con el Maestro lo que les proporcionó poder para no pecar más. Es la presencia de Jesús que hace difícil que sigamos pecando. De ahí que sea una necesidad absoluta para el pecador, permitir la presencia constante de Jesús en su vida".

Qué bueno que sea así, ¿verdad? ¿Pero es este el plan? ¿Caminar con Jesús y pecar. Caminar con Jesús y pecar. Caminar con Jesús y pecar? ¿Contiene esta cláusula el mandato de Cristo, "Vete y no peques más"? Posee la misma un significado real para cada uno de nosotros? ¿Qué pasó con los doce discípulos?

Una de mis citas favoritas es este párrafo del libro El camino a Cristo: "Hay personas que han conocido el amor perdonador de Cristo desean realmente ser hijos de Dios; pero reconocen que su carácter es imperfecto y su vida defectuosa; y propenden a dudar de si sus corazones han sido regenerados por el Santo Espíritu. A los tales quiero decirles que no cedan a la desesperación. A menudo tenemos que postrarnos llorar a los pies de Jesús por causa de nuestras culpas y equivocaciones; pero no debemos desanimamos".

Ahora subraye estas maravillosas palabras: "Aun si somos vencidos por el enemigo, no somos desechados ni abandonados por Dios"

Pero, por favor, escuche lo que sigue. Ponga especial atención a las  impresionantes palabras de advertencia de Morris Venden: "Es perfectamente posible para el cristiano en crecimiento descubrir que hay un pecado conocido obrando en su vida, y al mismo tiempo mantener continua relación con Jesús". Pero luego viene la conclusión critica: "Pero tarde o temprano, uno o el otro se alejará".

Un hombre puede luchar tratando de servir a Jesucristo y a la vez involucrarse en una relación de adulterio. Pero si continúa caminando con Jesús, tarde o temprano, uno de los dos se desaparecerá. Dos cosas opuestas no pueden coexistir indefinidamente. .

Amigo, esta verdad bíblica es al mismo tiempo una gloriosa promesa y una severa y seria advertencia. Si usted continúa caminando con Jesucristo, él le dará la victoria sobre el pecado. "Si me amáis, guardad mis mandamientos" (Juan 14: 15), Jesús lo promete. Algunos pecados pueden desaparecer inmediatamente; otros, desvanecerse gradualmente; incluso otros más únicamente podrán vencerse mediante denodados esfuerzos y crujir de dientes, en una lucha diaria, contando con la ayuda de Dios. Pero si usted continúa caminando con Dios, a su tiempo, a su manera, él lo llevará al punto donde usted deje de tener a dos señores en su vida.

"Ninguno puede servir a dos señores", dijo Jesús. Me imagino que nosotros deberíamos añadir la palabra, "indefinidamente". Los doce discípulos lo intentaron; querían servir tanto a Jesús como servirse a ellos mismos; pero al final, once eligieron uno de dos caminos.

Once discípulos permanecieron con Jesús. Eligieron a Jesús en lugar del orgullo y el ego­centrismo. Y usted y yo podemos leer cómo sus pecados, sus pasiones humanas y sus discusiones, lenta pero seguramente, fueron diluyéndose. Jesús llegó a ser su Maestro: su único Maestro; lo mismo puede sucedernos a nosotros.

Decision Vital, 
E. Lonnie Melashenko / David B. Smith.
Capitulos 15, 16 y 17

La Importancia de que toda la Familia guarde el Sábado

Cuando mis hijos eran pequeños teníamos una numerosa familia de hijos adoptivos. Poníamos a un lado nuestro trabajo antes de la puesta del sol. Los niños recibían el sábado como algo de gran gozo. Decían: «Ahora papá y mamá nos dedicarán una parte de su tiempo». Quizá los llevábamos a caminar. Tomábamos la Biblia y algún material religioso para leerles, explicándoles las Escrituras. Continuábamos orando para que conocieran la verdad de la Palabra de Dios. No quedábamos en la cama los sábados en la mañana porque era el día de reposo. Hacíamos nuestros preparativos el día anterior de modo que podíamos marchar al culto sin prisa ni preocupaciones. No nos íbamos a andar para disfrutar de momentos de asueto. Queríamos que nuestros hijos tuvieran los privilegios y bendiciones del día de reposo santificado por Dios.

Familia guarde el SábadoLes leeré lo que Dios desea que consideremos. Leamos acerca de la obra que debe ser realizada y debemos empeñarnos en ella. Creo que es un pecado permanecer ociosos. Si no viera las carencias de la causa de Dios, no tendría que trabajar en forma continua. Me esfuerzo siempre por elevar cada vez más las normas. Debemos amar a nuestros prójimos como a nosotros mismos. Deberíamos trabajar con la mano derecha y con la izquierda con el fin de ayudar a aquellos que están en necesidad. Cristo nos dice que debemos ayudar a nuestro hermano que esté en dificultades. Si nos cruzamos de brazos y somos como mariposas, no podremos hacer el bien en este mundo. Ojalá que ustedes vean la importancia de que debemos vivir para agradar a alguien. Tan pronto como veamos las necesidades de los que nos rodean deberíamos reaccionar y ayudarlos.

«Dicen: "¿Por qué ayunamos y no hiciste caso, humillamos nuestras almas y no te diste por entendido?" He aquí que en el día de vuestro ayuno buscáis vuestro propio interés y oprimís a todos vuestros trabajadores. He aquí que para contiendas y debates ayunáis, y para herir con el puño inicuamente; no ayunéis como lo hacéis hoy, para que vuestra voz sea oída en lo alto. ¿Es este el ayuno que yo escogí: que de día aflija el hombre su alma, que incline su cabeza como un junco y haga cama de telas ásperas y de ceniza? ¿Llamaréis a esto ayuno y día agradable a Jehová? El ayuno que yo escogí, ¿no es más bien desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opre- sión, dejar ir libres a los quebrantados y romper todo yugo? ¿No es que compartas tu pan con el hambriento, que a los pobres errantes albergues en casa, que cuando veas al desnudo lo cubras y que no te escondas de tu hermano? Entonces nacerá tu luz como el alba y tu sanidad se dejará ver en seguida; tu justicia irá delante de ti y la gloria de Jehová será tu retaguardia» (Isa. 58: 3-8).

Jesucristo es nuestra justicia. Con cada paso que Cristo da y que nosotros imitarnos, la gloria de Dios es nuestra recompensa. «Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás», (¿y luego qué?) «¡Heme aquí! Si quitas de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador y el hablar vanidad», entonces habrá respuestas para tus oraciones.

No deberíamos condenar al hermano que cae en la corrupción. No debería haber condenación alguna. «Si das tu pan al hambriento y sacias al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz y tu oscuridad será como el mediodía». ¿Quieres que eso suceda? ¿Deseas que el velo del reproche sea quitado?». Depositen sus tesoros en el cielo para que cuando el Señor regrese ustedes obtengan el eterno premio de gloria. «Jehová te pastoreará siempre, en las sequías saciará tu alma y dará vigor a tus huesos. Serás como un huerto de riego, como un manantial de aguas, cuyas aguas nunca se agotan». A muchos los he escuchado hablar de lo inadecuado de sus vidas. No parecen tener preocupación alguna por aquellas almas por las que Cristo murió.

«Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas; los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado "reparador de portillos", "restaurador de viviendas en ruinas"». ¿Quién es el que ha echado por tierra el cuarto mandamiento, y lo ha ocultado para que el hombre se olvide de Dios? Después de crear al mundo en seis días, descansó en el séptimo. Cada árbol, arbusto y flor que Dios hizo testifica que él creó al mundo en seis días y descansó en el séptimo. Él nos dice que en seis días hizo el cielo y la tierra. Pero un espía nos sigue la pista.

Si alguien es arrestado por trabajar durante el primer día mientras guarda el sábado ¿lo oirán ustedes decir «dejaré de guardar el sábado»? Ellos se alegran por el privilegio de exponer la verdad ante la gente. ¿Aceptaremos lo espurio, pisoteando lo divino? No. Si la cárcel ha de ser nuestra morada, cantaremos dentro de los muros de la misma. ¿Será algo mayor que lo que sufrió el Rey de gloria en nuestro favor? «Si retraes del sábado tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamas "delicia", "santo", "glorioso de Jehová", y lo veneras, no andando en tus propios caminos ni buscan- do tu voluntad ni hablando tus propias palabras». Lo que Dios dice debe ser obedecido, sin tomar en cuenta las con- secuencias de los requerimientos humanos.

Por eso Pablo y Silas fueron echados a la cárcel. Todo el cielo conoció acerca de ello. Aquellos hombres estaban cantando alabanzas a Dios. Fue algo nuevo lo que los carceleros escucharon. Ellos estaban acostados de espaldas, con sus pies en el cepo; sin embargo, pulsaban una nueva cuerda. El ejército del cielo se acercó y con sus pisadas la tierra comenzó a temblar. El carcelero se enteró que los que estaban a cargo de la cárcel fueron ejecutados cuando Pedro escapó de la prisión. Al abrirse las puertas Pablo no le dijo al asustado carcelero que sería conveniente que se matara, sino que afirmó: «¡No te hagas ningún mal!». Luego el carcelero entra y reconoce el poder de Dios y pide perdón por su crueldad diciendo: «¿Qué debo hacer para ser salvo?». Se entrega a Dios, lava las espaldas de Pablo y Silas y los coloca en la condición más cómoda posible.

Los magistrados deseaban que Pablo y Silas se marcharan calladamente de la cárcel; pero Pablo dice: «No, por cierto, sino vengan ellos mismos a sacarnos». El mismo Dios que obró a favor de Pablo y Silas está aún vivo hoy Que Dios nos ayude a establecer su temor en nuestros hogares. Que Dios nos ayude a trazar sendas rectas para nuestros pies. Que Dios nos ayude a socorrernos mutuamente y que el Dios de los ejércitos sea con nosotros y nos conceda la victoria.

Tomado de la Revista Ministerio Adventista
Elena G. de White, mensajera del Señor. Este artículo es una versión resumida del capítulo 13
del nuevo libro de Elena G. de White traducido al español: Sermones escogidos, tomo 2.

Cómo ser Papá y Mamá 24/7

Ser PadresPara la mayoría de personas, el hecho de convertirse en padres significa una transformación radical de la existencia. Primero, por el impacto emocional asociado al verse, de alguna manera, perpetuando en un nuevo ser; segundo, porque la cotidianeidad se modifica y los tiempos se convierten en los del bebé.

 Además, la prioridades se alteran y ponen, de un día para otro, al nuevo integrante de la familia en el más importante. Cuando la gente se casa suele decirse: hasta que la muerte nos separe, pero esta frase es mucho más con los hijos, pues sólo se deja de ser padre o madre cuando se deja de vivir. Tener un hijo es un compromiso para toda la vida.

Ser Padres

Para ser buenos padres basta con aplicar Det.6:6,7, que dice: «Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes».

El decálogo de los buenos padres y madres

  • 1.Generan pautas educativas congruentes que crean un ambiente estable, predecible y seguro para los hijos durante su desarrollo
  • 2. Implementan un conjunto de normas claras de interacción entre los miembros de la familia y con el exterior
  • 3. Promueven un dialogo y comunicación permanente, que fluye de manera ininterrumpida
  • 4. Dar buen ejemplo. No se puede predicar algo que no se está dispuesto a hacer.
  • 5. Ser justos. No todos los seres humanos son iguales y por eso no deben ni pueden proponerse comportamientos rígidos. 
  • 6. Estimulan la autonomía de una manera responsable y acorde con la edad.
  • 7. Nunca desautorizan delante de los hijos y resuelven sus diferencias a puerta cerrada. 
  • 8. Tienen actividades y tiempos compartidos. 
  • 9. Promueven la espiritualidad, la búsqueda incesante de Dios, para ser mejores personas.
  • 10. Estimulan un sentido de pertenencia familiar. La toma de distancia progresiva de los hijos con respecto a sus padres a medida que crecen, no significa una ruptura.
  • 11. Promueven la participación creciente en la toma de decisiones. 

Instruyase con mas consejos para ser buenos padres y madres descargando el material completo.

Alimentos que Curan - Seminarios

Alimentos que Curan - Seminarios

Alimentos que curan

14 seminarios de salud sobre la alimentación. ¿Sabías que algunos alimentos pueden proveernos muchos beneficios para curar algunas enfermedades? No solamente contamos con medicamentos químicos para sanar o curar enfermedades, también los alimentos contienen multitud de propiedades para combatir enfermedades como la insuficiencia cardíaca, la hipertensión, colesterol, Hidropesía, reumatismos, ictericia, enfermedades del higo y muchas más.

Los temas expuestos han sido preparados con el único objeto de ayudarte a recuperar tu salud o prevenir las enfermedades de forma natural. Quizá no sabemos pero Dios nos provee todo lo necesario y en este caso las plantas como solución a muchas de las enfermedades que nos quejan.

Como suele decir el Pr. Bullon “Recuerda que Dios te ama, tu eres la cosa más linda que existe sobre la tierra” y Dios lo demuestra porque envió a Su Hijo para que viniese a salvarte, para «tuvieses vida, y la tuvieses en abundancia», por tanto, Él no desea que nosotros enfermemos te enfermes y nos dice mediante el apóstol Pablo: «Amado, mi oración es que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma». (3 Juan 1:2)

Alimentos que curan enfermedades:

Los granos
Las uvas
El apio
Los espárragos
Higos
La piña
El ajo
El aguacate y otros.

Película del Libro de Daniel

En 605 AC Jerusalén fue conquistada por los babilonios y muchos de sus mejores jóvenes fueron llevados en cautiverio, incluyendo a Daniel. Daniel fue llevado a Babilonia para servir. Daniel como un ejemplo de valentía y fidelidad a Dios en las circunstancias más difíciles tuvo impacto eterno sobre las personas y los reyes que encontró.
Película del Libro de Daniel

Esta película se pega muy de cerca a las Escrituras con respecto a Daniel y su relación con el rey Nabucodonosor, Belsasar, y Dario. Con efectos especiales se ve a los tres hebreos, Sadrac, Mesac y Abed-nego, caminar en medio del horno de fuego ardiendo y de repente una cuarta figura caminando con ellos, que los protege de las llamas.

Vemos a Belsasar y su muerte inminente después de que bebe de las copas y los vasos utilizados en el servicio del templo de los hebreos. Vemos la envidia de los tres gobernantes que intentan engañar al rey para que matara a Daniel en la guarida del león. Pero para su asombro Daniel sobrevive y son ellos los que deben hacer frente a un juicio severo.

Una película que trae la historia de Daniel con vida.

Una Historia Profetizada

Una Historia Profetizada

¿De dónde surgió la Iglesia Adventista del Séptimo Día?

Si usted es adventista, debe conocer mejor que nadie nuestras raíces.

Este es un pequeño estudio bíblico acerca del surgimiento profético de nuestra iglesia. Toda iglesia que dice ser el Pueblo de Dios debe hablar a la luz de la Palabra de Dios. He aquí el título de nuestro tema de estudio “una Historia Profetizada” y se refiera a la historia denominacional de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

Este tema de estudio también puede servirle a aquellos que no conocen nuestra historia como iglesia y si bien conocen la historia y aún no se convencen. Utilice este material como herramienta de evangelización, presente el mensaje adventista que es el Mensaje de los Tres Ángeles.

Puntos que toca este estudio:
  • Historia denominacional 
  • El Mensaje de los 3 ángeles 
  • Tres distintivos de los Santos 
  • Nuestra Misión como iglesia 
  • El Centro de nuestro mensaje
Descargue este tema como resumen de nuestra historia como iglesia.

Si me Amáis... | Powerpoint

Juan 14;15. «Si me amáis, guardad mis mandamientos». Dijo Cristo a sus discípulos, a aquellos que se habían entregado a Él.

Ciertamente que la salvación es por gracia. La Biblia claramente dice que para ser salvos no necesitamos guardar los Mandamientos de Dios.

Si me AmáisPorque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios (es un regalo de Dios), Efe.2:8.

Lo único que necesitamos para ser salvos es tener fe el Él, dice el texto, reconocer que somos pecadores.

Nosotros, miserables pecadores, al considerar a nuestro Creador, como, por amor a nosotros se despojó de su gloria en el cielo al lado de su Padre, y vino a la tierra a morir en nuestro lugar con el fin de que nosotros tuviésemos vida eterna, lo aceptamos como nuestro Salvador tal como estamos, llenos de pecado, Él nos perdona, y nuestra hoja de vida queda limpia como si nunca hubiésemos pecado.

¿Cómo sabemos si realmente nos hemos entregado a Cristo? 

¿Cómo sabemos que somos cristianos? ¿Y que conocemos a Cristo?

1 Juan 2:3-4. Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: «Yo le conozco», y no guarda sus mandamientos, el tal es MENTIROSO, y la verdad no está en él.

¿Sabía usted que Dios escribió personalmente una porción de la Biblia? ¿Cómo sabemos que fueron escritos por Dios? Daniel profetizo que vendría un poder que cambiaría la ley de Dios, los Mandamientos de Dios fueron adulterados. El segundo no aparece en la lista, fue sacado totalmente, y para completar los diez, el decimo fue dividido en dos. EL sábado fue reemplazado por el domingo, además fueron corridos de lugar.

Tanto el perdón de los pecados como la entrada al reno de los cielos es por gracia solamente, obedecemos los mandamientos es por amor a Cristo, más no para entrar al reino de los cielos.

Encuentre una amplia explicación sobre este tema en una presentación en Powerpoint.

El Remanente Frente al Gran Conflicto | Seminarios

El Remanente Frente al Gran Conflicto

¿Quién es el Remanente?

Dios en su sabiduría cada día forma un pueblo en esta tierra, quienes han de formarla somos nosotros los seres humanos de todas las naciones sin distinción alguna. El término "Remanente" se refiere al residuo que queda de una cosa.
La Biblia menciona este pueblo llamándolo El Remanente, Jesús volverá por este grupo especial. Este es uno de los motivos más grandes por los que existe un conflicto entre Cristo y Satanás. Satanás el archienemigo de Dios no descansa por evitar que el Remanente sea formado y preparado para recibir a su Señor. 

¿Cómo identificaremos al Remanente?

Apocalipsis 12:1 revela a una mujer, la mujer simboliza a una iglesia. El Remanente es la iglesia de Dios. Por lo tanto en esa mujer estamos representados usted y yo, si guardamos los Mandamientos de Dios, y si somos fieles hasta la muerte. Seguramente usted desea ser parte del Remanente ¿cómo identificará usted al remanente? ¿cómo podemos ser parte del remanente?
Este es el objetivo de nuestro estudio a través de estos preciosos seminarios. Al término de este estudio usted ser dará cuenta que debe tomar una decisión cuanto antes.  

Descargue estos 21 Temas en Power Point. Todos los temas son de suma importancia para prepararnos cada día.

Temas contenidos en el estudio bíblico "El Remanente Frente al Gran Conflicto"


  • 1. El Remanente Frente al Gran Conflicto
  • 2. El Dios que Protege al Remanente
  • 3. El Remanente en Medio del Gran Conflicto
  • 4. El Plan de Dios para Salvar al Remanente
  • 5. El Remanente Tiene un Sacerdote
  • 6. Los 2300 Años y la Restauración del Remanente
  • 7. El Juicio Investigador
  • 8. La Historia Mundial Predicha
  • 9. Las Cuatro Grande Bestias de Daniel 7
  • 10. El Sello de Dios que Identifica al Remanente
  • 11. Babilonia, el Falso Remanente
  • 12. El Remanente Verdadero Frente a la Muerte
  • 13. La Bestia de Apocalipsis 13 y el 666
  • 14. Identificando al Remanente Fiel de Dios
  • 15. Guía Segura para el Remanente
  • 16. El Sostenimiento del Remanente
  • 17. El Estilo de Vida del Remanente
  • 18. Jesús Viene por el Remanente Fiel
  • 19. Mil Años de Vacaciones para el Remanente
  • 20. Un Remanente Obediente y un Ley Eterna
  • 21. Un Hogar Eterno para el Remanente

El Engaño Maestro de Satanás - Documental

Desde la perspectiva profética existe un claro movimiento de cada pieza del rompecabezas del tiempo del fin. Los claros movimientos políticos y religiosos en EE.UU se han realizado y lo seguirán haciendo para asombro de muchos; no podemos negar el vigoroso papel de los Estados Unidos a través de la clase política y religiosa en el ordenamiento de las tendencias que sacuden a ese país.

En el Conflicto de los Siglos, Elena G de White describe el evento crucial que llevara a cabo satanás para engañar a la población mundial:

El acto capital que coronará el gran drama del engaño será que el mismo Satanás se dará por el Cristo. Hace mucho que la iglesia profesa esperar el advenimiento del Salvador como consumación de sus esperanzas. Pues bien, el gran engañador simulará que Cristo habrá venido. En varias partes de la tierra, Satanás se manifestará a los hombres como ser majestuoso, de un brillo deslumbrador, parecido a la descripción que del Hijo de Dios da San Juan en el Apocalipsis. Apocalipsis 1:13-15. La gloria que le rodee superará cuanto hayan visto los ojos de los mortales. El grito de triunfo repercutirá por los aires: “¡Cristo ha venido! ¡Cristo ha venido!” El pueblo se postrará en adoración ante él, mientras levanta sus manos y pronuncia una bendición sobre ellos como Cristo bendecía a sus discípulos cuando estaba en la tierra.


Sera un espectáculo irresistible a los sentidos y solo los que estén afianzados a la palabra de Dios podrán discernir quien esta detrás de este evento.

La mayor parte de los Cristianos tiene dentro de sus creencias la venida de Cristo por segunda vez. Entonces, ¿como podrá el acto capital de Satanás engañar a los musulmanes, budistas, hindúes y otras corrientes como la nueva era? La respuesta a esta pregunta se encuentra sumergiéndonos en la escatología de estas religiones para entender como es que el engaño satánico funcionara en todo el mundo.

En este documental se analizar religiones y creencias tales como el judaísmo, los musulmanes, los hindúes, los budistas, la nueva era, los fenómenos ovnis, las apariciones de maría.

Historias Bíblicas - Películas para Niños

Historias Bíblicas - Películas para Niños

La Biblia en Dibujos Animados

Hace algunos días compartimos unas preciosas películas para niños sobre varias historias de la Biblia. Nuevamente publicamos más historias bíblicas en películas especialmente para los niños, pero en esta ocasión estas películas son recomendadas para los más pequeñitos, para los que apenas comienzan a leer.

Entre las historias bíblicas se encuentran:
  • El Nacimiento de Jesús
  • La Historia de Moisés
  • Josué y la Batalla de Jericó
  • José y sus Hermanos
  • Jonás en la Ballena
  • Jesús y los Milagros
  • Semana santa
  • La Creación
  • El Hijo Pródigo
  • El Buen Samaritano
  • El Arca de Noé
  • David y Goliat
  • Daniel y los Leones

Disfrute en familia cada película que dura en promedio 24 minutos. Le sugerimos que acompañe a sus niños mientras ven cada película.
Aclaramos que las películas no son hechas por Adventistas del Séptimo Día, por lo tanto es posible que haya escenas que explícitas. Por ello recomendamos que usted acompañe a sus niños y les aclare cada historia.



Le recomendamos visitar las películas publicadas anteriormente:

Jesús es el mismo Jehová | Powerpoint

¿Es Jesús el mismo Jehová?

Desde que el pecado produjo separación entre Dios y el hombre, quien ha estado tratando
con los seres humanos es Jesús a quien la Biblia identifica como Jehová en el A.T. y como
el Señor en el N.T.

Aunque la Biblia revela más de una Persona en Dios, cuando en el Antiguo Testamento aparece el nombre Jehová (JHVH) generalmente se refiere a Jesús.

Encuentre las pruebas bíblicas en la siguiente presentación:



Autor: Ernesto García. Lic. en Teología. UNAC.

Apocalipsis, un viaje a través del tiempo - Seminarios

Apocalipsis, un viaje a través del tiempo - Seminarios
Estudie el libro de Apocalipsis a través de estos hermosos seminarios, con temas centrados en las múltiples profecías escrita por el Apóstol Juan. Si usted desconoce el verdadero significado de estas palabras proféticas, comience con estos seminarios.

Todo lo que concierne a la Palabra de Dios es importante, pero el tema sobre Apocalipsis lo es más todavía debido a que trata de profecías a través de todos los siglos.
El apocalipsis se ha ido desarrollando a través del tiempo, todos nosotros somos parte de él y aunque muchos creen que es un suceso ajeno a sus vidas, es momento de darse cuenta que nosotros somos una de las razones más grandes por los que existe este conflicto. Todos tenemos la grata bendición de contar en nuestros tiempos con material como éste para darnos cuenta de nuestro estado y nuestro rol en este acontecimiento.

Temas que se desarrollan en estas presentaciones:

  • La ley de Dios inmutable
  • Señales de los Tiempo Finales
  • Estado Religioso en el Mundo
  • El poder del catolicismo
  • El verdadero día de reposo

RedADVenir en Vivo - Televisión Adventista

RedADVenir en Vivo - Televisión Adventista La RedADvenir Internacional inició con el Ptr. David Gates, misionero voluntario, quien tuvo la visión de llevar el evangelio a través de la televisión y de esta manera poder alcanzar nuevas almas para Cristo.

El canal cuenta con excelentes programas como la Fe de Jesús, Está Escrito, Fuente de Agua Viva, Alabanza, Momentos de paz, Melodías. Se abarcan temas de salud, familia, cursos de cocina, musica, entre otros.

RedADVenir

Vea la transmisión por Internet del Canal Adventista 

Historia del Sábado - Video para Niños

Historia del Sábado - Video para Niños

Vea junto a sus hijos este hermoso video sobre el Sábado como Día Santo del Señor. Tal vez sus pequeños hijos aún no comprenden el significado de este precioso.

En este video se le explica a los niños de manera sencilla cuándo el Día Sábado fue establecido como día de reposo de acuerdo a las verdades bíblicas. Además explica el surgimiento de la Iglesia Adventista. El video está hecho especialmente para niños, pero también ayudaría a quienes aún no comprenden la Historia del Sábado como día de reposo.



Descargar